Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno cántabro retiró un contrato al adjudicatario del CAC Málaga por incumplir

Francés impugnó la medida, que puede impedirle volver a contratar con la administración

El Gobierno de Cantabria resolvió hace dos años el contrato que había adjudicado a Gestión Cultural y Comunicación -la empresa que explota el Centro de Arte Contemporáneo (CAC) Málaga- para elaborar y ejecutar el proyecto de ampliación del Museo Marítimo del Cantábrico por incumplir las condiciones. La Ley impide a una empresa que ha incumplido con la administración pública volver a contratar con ella, aunque el director del CAC, Fernando Francés, tiene impugnada la resolución y aún no hay sentencia firme, por lo que aspira a renovar la concesión en Málaga.

En marzo de 2002 la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte de Cantabria adjudicó a Gestión Cultural y Comunicación un contrato de 3.600.000 euros para el diseño y ejecución del suministro e instalación de elementos museográficos del Museo Marítimo del Cantábrico, en un plazo de 12 meses. La empresa que gestiona Fernando Francés fue la única que se presentó al concurso público convocado al efecto.

En diciembre de 2003, el Gobierno cántabro inició el procedimiento para la revocación del contrato a la vista de que los informes técnicos de la Consejería de Cultura y de la dirección del museo atestiguaban el incumplimiento "flagrante y pertinaz" de la empresa, que no había concluido los trabajos y ni siquiera había elaborado el proyecto museográfico, que realizó el equipo del museo, extremo que Fernando Francés niega, pese a que sus alegaciones fueron rechazadas.

Para poder resolver el contrato, el Gobierno cántabro solicitó un informe al Consejo de Estado, preceptivo en estos casos. El Consejo de Estado emitió su dictamen favorable el 27 de mayo de 2004 con un informe en el que detallaba numerosas irregularidades y que concluía: "Obran en el expediente documentos de los que resulta que el incumplimiento culpable de la contratista ha ocasionado daños y perjuicios a la administración, consistentes en la realización a coste de ésta última de proyecto museográfico del museo y en la necesidad de emplear recursos humanos y materiales adicionales a los que estaba obligada a aportar de acuerdo con el contrato".

El asunto puede tener repercusiones en Málaga, donde el Ayuntamiento tiene pendiente ahora mismo resolver el concurso público para la concesión de la gestión del CAC durante 10 años a contar a partir del 1 de enero de 2008 por 28,6 millones de euros. El actual contrato con Gestión Cultural y Comunicación expira el 31 de diciembre, pero el equipo de Gobierno ha sacado el concurso para la renovación antes de las elecciones. Fernando Francés, que gestiona el CAC desde su creación en 2003, aspira a la renovación del contrato, en competencia con Unicaja, que también se ha presentado como aspirante. El artículo 20 de la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas establece la prohibición de contratar con éstas a quienes hayan dado lugar "por causas de la que hubiesen sido declarados culpables, a la resolución firme de cualquier contrato celebrado con la administración".

Fernando Francés tiene impugnada la resolución del contrato para el Museo Martítimo del Cantábrico ante el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, por lo que explica que no está impedido en ningún caso para volver a contratar con el Ayuntamiento de Málaga, ya que "no hay sentencia firme" sobre la resolución del contrato de Cantabria. El director del CAC niega que existieran los incumplimientos alegados en su momento por el museo santanderino para resolver el contrato y asegura que elaboró el proyecto museográfico pero que "no fue entregado al Consejo de Estado", aunque él presentó alegaciones en varios momentos.

El contrato con el Gobierno cántabro aún no se ha liquidado por desacuerdo entre las partes en quien tiene que pagar a quien y en los montantes. Francés asegura que está en negociaciones con la Consejería de Cultura y vaticina que alcanzará pronto un acuerdo amistoso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de abril de 2007