Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El malestar de los médicos

Castellón de la Plana

Como médico afectado por todos los problemas actuales de este colectivo, he leído con detenimiento el monográfico sobre el malestar de los médicos publicado en el suplemento de Salud de su periódico del sábado 14 de abril. Creo que los artículos están bien documentados, describen con suficiente acierto la situación laboral de los médicos en la España actual y estoy de acuerdo con casi todas las afirmaciones que en ellos se hacen. Sin embargo, me gustaría hacer algunas apreciaciones.

Cuando en el artículo se habla de los "gestores", parece que éstos son unos entes de origen oscuro e incierto que se dedican a la presión economicista sobre el médico. Si bien es cierto que muchos de estos gestores son ajenos al mundo sanitario, una gran parte de ellos pertenecen a este mundo. Es decir, muchos de estos gestores que provocan el malestar de los facultativos son... médicos, que conocen perfectamente la situación de sus compañeros pero que, bien por favores debidos, docilidad hacia el poder, comodidad o simple egoísmo, olvidan e incluso, a veces, intentan argumentar y defender lo absolutamente indefendible. Es decir, gran parte de ese "enemigo gestor del médico" lo tenemos dentro del gremio, lo cual es todavía más triste. El resto del sector de los gestores podríamos dividirlo en dos grupos: los gestores no sanitarios que, aun preparados, consideran que los médicos son un mero peón de sus obsesiones economicistas y los gestores no sanitarios que no están preparados, ni cualificados y son puestos en su cargo nadie sabe bien por qué. Estos últimos son, con diferencia, los más peligrosos y dañinos, por su ineficacia, habitual prepotencia y obediencia religiosa al poder.

El segundo punto que me gustaría tratar es el de las fuentes citadas en sus artículos. Aunque estoy de acuerdo en todas las apreciaciones e incluso admiro la trayectoria profesional de los consultados, he echado en falta que alguno de ellos fuera un "soldado raso" de la medicina, ya que considero que no son los jefes de servicio o subdirectores los únicos que deben opinar por la situación del personal a su cargo. No debemos olvidar que, por desgracia, en la España actual también algunos jefes de servicio han llegado a sus puestos más por mérito "digital" que académico y, aunque no en todos, en muchos hospitales viven una situación privilegiada que no tiene nada que ver con la de los médicos que están al pie del cañón. Por desgracia, en muchos hospitales todavía se viven situaciones de agravio, incumplimientos de derechos laborales, presiones y enchufismos... conocidos, consentidos e incluso potenciados por jefes de servicio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de abril de 2007