Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones presidenciales en Francia

Un tercio de los franceses aún no sabe a quién votar

Más de un tercio de los electores franceses sigue sin decidir su voto. Los últimos sondeos señalan que los candidatos favoritos, el conservador Nicolas Sarkozy y la socialista Ségolène Royal, han conseguido despegarse del centrista François Bayrou y del ultraderechista Jean-Marie Le Pen. Los primeros, por encima del 24%; los segundos, por debajo del 20%. Entre los cuatro acumulan cerca del 85% del total.

Detrás hay otros ocho aspirantes, cuya presencia en los medios de comunicación ha aumentado estos últimos días gracias a las estrictas normas de igualdad que rigen la campaña audiovisual.

Pese al recuerdo del fiasco de hace cinco años, cuando la abstención y un buen grado de frivolidad llevaron a Le Pen a la segunda vuelta, nadie se atreve a descartar que el domingo salte otra sorpresa. De los otros ocho aspirantes al Elíseo, seis están a la izquierda de Royal.

La secretaria general del Partido Comunista francés (PCF), Marie-George Buffet, intentó aglutinar el no de izquierdas al Tratado Constitucional europeo, pero ninguna de las tres formaciones trotskistas le siguió; tampoco lo hizo el líder altermundialista José Bove, que presentó su candidatura. Así la líder de Lucha Obrera, Arlette Laguiller, que se presenta por sexta y última vez; el de la Liga Comunista Revolucionaria (LCR), Olivier Besancenot, y el candidato del Partido de los Trabajadores, Gérard Schivardi, compiten por el mismo espacio trotskista.

A todos ellos hay que sumar a la candidata de Los Verdes, Dominique Voynet, que fuera ministra de Lionel Jospin, pero cuya campaña ha quedado oscurecida por la irrupción del líder ecologista y presentador de televisión Nicolas Hulot, que tras conseguir arrancar un compromiso sobre su programa a la mayoría de los aspirantes al Elíseo retiró su candidatura.

Por la derecha, hay que añadir al soberanista Philippe de Villiers, ex ministro de Jacques Chirac pasado a las tesis de un nacionalismo a ultranza, que intenta -sin éxito- arañarle votos a Le Pen, y el más curioso de todos los candidatos, el defensor de los cazadores Frédéric Bihous, del partido Caza, Pesca, Naturaleza y Tradición, que parece tener un electorado fiel de en torno a un 3%. Parecen muchos, pero son menos que en 2002, cuando la cifra total fue de 16.

La verdadera incógnita para todos los analistas y los institutos de opinión sigue siendo el nivel real de intención de voto del líder del Frente Nacional. Hace cinco años, a seis días de los comicios, las encuestas no le daban más de un 13%. Ahora los sondeos le dan entre un 14% y un 15%, incluso algunos le sitúan a la baja.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de abril de 2007