Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un etarra que dijo ser "negociador" tenía el teléfono de un alto cargo de Interior francés

Según la revista 'L'Express', España pidió a Francia que proporcionara a ETA ese contacto

Juan Carlos Yurrebaso Atutxa, de 51 años, y Kepa Mirena Suárez Huarte, de 47 años, los dos presuntos etarras detenidos el pasado 29 de marzo en la localidad francesa de Perigueux, se identificaron ante los agentes que les arrestaron como miembros del "aparato de negociación" de ETA y pidieron que los agentes llamaran a cuatro números de teléfono que llevaban consigo, dos franceses y dos españoles. Uno de ellos, según reveló ayer el semanario francés L'Express, corresponde a un alto cargo de Interior francés, hombre de confianza del ex ministro Nicolas Sarkozy

El Ministerio de Interior francés no se pronunció ayer sobre la noticia, que L'Express adelantó en su página web y llegará el jueves al quiosco, mientras que fuentes del departamento español del Interior negaron que se hubiera facilitado número de teléfono alguno a ningún miembro de ETA.

Sin embargo, los periodistas Eric Pelletier y Jean Marie Pontaut, autores del artículo, aseguran que en el Ministerio del Interior de París les explicaron que el pasado verano, "cuando estaban en curso conversaciones" en el proceso de paz abierto por la declaración de alto el fuego de ETA, "un alto responsable del Ministerio del Interior español nos pidió facilitar un número de emergencia", para facilitar el paso por territorio francés de los "emisarios" de la banda.

Cuatro números anotados

Este salvoconducto no habría sido utilizado hasta que Yurrebaso y Suárez Ugarte intentaron escudarse en él y pidieron que se llamara "con urgencia a estos números", ya que estaban "convencidos de que el interlocutor daría la orden de dejarles marchar". Pero los agentes de la Brigada Anticrimen (BAC) los detuvieron. Yurrebaso es identificado en el artículo como un "hombre del proceso" según expertos españoles. Kepa Suárez era buscado por la justicia española, y cuando fue detenido llevaba una pistola Herstal de calibre 9 milímetros. Según la información del semanario, sería el conductor y guardaespaldas de Yurrebaso.

En el papel que este etarra mostró a los gendarmes había cuatro números de teléfono: dos españoles y dos franceses. Dos de ellos estaban tachados, pero se podían leer. Esto, según L'Express, hace pensar que se trataba de números antiguos.

Uno de ellos pertenecía al teléfono móvil de un "hombre de confianza" del ex ministro del Interior y actual candidato a la Presidencia de Francia, Nicolas Sarkozy. El otro correspondía a una tarjeta de prepago comprada en una tienda cercana a la sede del Ministerio del Interior en la plaza Beauveau, en París. Los dos números españoles están siendo investigados por la Justicia francesa.

Entre los documentos confiscados a Yurrebaso y Suárez Ugarte, según el semanario francés, aparecen nombres de diplomáticos suizos y noruegos, probablemente relacionados con el proceso de paz, ya que se trata de los dos países donde supuestamente se habrían realizado contactos entre el Gobierno y ETA.

Los dos etarras viajaban a bordo de un Peugeot 307, que intentó saltarse un control de carretera instalado por la policía cerca de la localidad de Périgueux, en el departamento de Dordoña, en el suroeste del país.

Los etarras se dieron a la fuga y finalmente el coche fue localizado en un aparcamiento. Un poco más lejos, en un bosque, fueron sorprendidos los dos etarras mientras trataban de destruir documentos. En el interior del Peugeot 307, robado en Francia seis meses antes y con matrículas falsas, se encontró una memoria informática USB (pen drive), que aún no ha sido desencriptada.

En una entrevista publicada el pasado domingo por La Razón, Sarkozy daba por fracasada la negociación con ETA, pero no la criticaba. "El atentado del 30 de diciembre", declaró, "demuestra que, una vez más, ETA no se ha comportado como un interlocutor fiable. Las llaves de la confianza están hoy en el tejado de ETA. De hecho, siempre lo han estado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de abril de 2007