Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un veterano jefe de ETA con chófer y escolta

Juan Carlos Yurrebaso Atutxa, de 51 años, es uno de los más veteranos miembros de ETA, en la que ingresó en 1972, cuando la banda sólo llevaba cuatro años matando y aún no había volado al almirante Carrero Blanco.

Su acompañante, Kepa Mirena Suárez Ugarte, de 47, también tiene un largo historial en la organización terrorista, aunque no tan dilatado, pues se incorporó a mediados de los ochenta, ya en plena etapa democrática.

Yurrebaso cumplió condena por pertenencia a ETA tras ser detenido en mayo de 1981 por la policía holandesa y entregado a España cuando regresaba de Yemen del Sur, donde había participando en un cursillo de adiestramiento en un campo dirigido por el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FLP). En enero de 1991 fue puesto en libertad, tras haber pasado casi una década en prisión.

Por su parte, Suárez Ugarte está acusado de haber sido responsable del reclutamiento de activistas para ETA en Vizcaya hasta que huyó a Francia en 2004, cuando lo buscaba la Guardia Civil. Entre 1987 y 1995, cumplió condena por alojar a miembros del comando Vizcaya.

La policía sabía que ambos se habían reincorporado a la banda, pero no se conocía cuál era su actividad. Tras su detención, al intentar saltarse un control de carretera en el departamento de Dordoña, en el suroeste de Francia, los expertos creen que Yurrebaso era un jefe del aparato político de la organización, dirigido por Josu Ternera, mientras que Suárez Ugarte le hacía las veces de chófer y escolta.

Cualquiera que fuese su papel, la juez antiterrorista francesa Laurence Le Vert ordenó el pasado día 2 su ingreso en prisión por los delitos de asociación de malhechores, tenencia ilícita de armas, falsificación de documentos y matrículas y robo de vehículos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de abril de 2007