Google compra la mayor agencia de publicidad 'online'

El buscador líder le quita a Microsoft DoubleClick por unos 2.300 millones de euros

Google se ha cobrado la pieza que le faltaba en el círculo publicitario de Internet. Ha pagado unos 2.300 millones de euros (3.100 millones de dólares) para hacerse con DoubleClick, la agencia de publicidad online líder mundial. Esta empresa tenía otros pretendientes poderosos, como AOL (propiedad de Time Warner), Yahoo! y Microsoft; pero finalmente ha caído del lado de Google, que ha pagado el doble de lo que invirtió en YouTube.

Aparte de ser el buscador más utilizado, Google domina en el mercado publicitario del pago por clic. La especialidad de DoubleClick está en trabajar con los publicistas para crear las campañas en Internet, reservar espacios y controlar la respuesta del consumidor. La adquisición complementa el engranaje de la publicidad en Internet.

DoubleClick es una de las firmas clásicas en Internet. Fundada en 1996 en Nueva York, sobrevivió al reventón de las puntocom especializándose en el desconocido mundo de la publicidad en Internet. Hace dos años, la agencia fue adquirida por la firma de inversión Hellman and Friedman por 813 millones de euros (1.100 millones de dólares), casi la tercera parte de lo que ha pagado Google.

Después de YouTube

La nueva gran adquisición de Google (en dos años ha comprado una veintena de pequeñas empresas) llega seis meses después de la de YouTube. En aquella ocasión, Google se gastó 1.650 millones de dólares en YouTube, el sitio dedicado a los vídeos.

La compra se juzgó excesivamente alta por una empresa que nunca había dado beneficios y que tenía tras de sí muchos problemas por colgar material sin poseer los derechos de reproducción. Aun así, la acción de Google siguió subiendo desde los 400 dólares hasta superar los 500 en los siguientes meses. Ahora, Google se gasta casi el doble en la principal empresa publicitaria en Internet, aunque en este caso es una empresa saneada, con unos ingresos anuales de 230 millones de euros.

Al igual que en la anterior compra, las adquisiciones tenían también otros pretendientes: AOL, un buen cliente de DoubleClick, el buscador Yahoo! y la empresa de software Microsoft, que, una vez más, se queda sin una pieza clave para mejorar su posición en Internet. La empresa de Bill Gates no tiene en Internet el dominio del que goza en el mundo del software. También sus nuevas líneas de negocio, como la telefonía móvil o los video-juegos van mejorando. Sin embargo, en Internet, Microsoft sigue yendo por detrás. Las renovaciones de su portal o de su buscador no le han dado ningún resultado, incluso pierden mercado respecto a Yahoo! y Google.

Con este nuevo movimiento de Google por reafirmar su dominio en el mercado publicitario online, el gran perjudicado, además de Microsoft, es Yahoo!, que ha perdido la batalla de la publicidad por clic. Su acción sigue baja (32 dólares), pese a ser el segundo buscador y el segundo correo electrónico del mundo. Esto hace que se incremente la presión para que Microsoft y Yahoo! se unan o se fusionen, tal y como piden muchos analistas.

De izquierda a derecha, Larry Page y Sergey Brin, fundadores de Google.
De izquierda a derecha, Larry Page y Sergey Brin, fundadores de Google.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS