Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La situación de los embalses catalanes sigue siendo crítica, a pesar de las últimas lluvias

Los pantanos estaban ayer al 44% de su capacidad frente al 82% que registraban en 2006

Las lluvias caídas estos días en Cataluña han aliviado las reservas de los pantanos catalanes, pero no han sido suficientes para situarlos en los niveles del año pasado. La Generalitat mantiene el nivel 1 de excepcionalidad en la cuenca del Llobregat, que abastece al Área Metropolitana de Barcelona, para la segunda quincena de abril. Este nivel supone la aplicación de medidas especiales para ahorrar agua y garantizar así el abastecimiento. Ayer los pantanos catalanes acumulaban una media de 307 hectómetros cúbicos, un 44% de su capacidad. En 2006 estaban al 82%.

Las precipitaciones caídas en todo el territorio catalán durante las últimas dos semanas han supuesto un alivio para la precaria situación en la que se hallaban los embalses catalanes después de un invierno seco. Sin embargo, las reservas de agua en casi todos los pantanos de Cataluña siguen estando muy lejos de las registradas el año pasado por estas fechas. Las precipitaciones se han concentrado sobre todo en el Este y el litoral, y no en la cabecera de los ríos. Las lluvias caídas durante todo este mes han supuesto que los pantanos hayan incrementado sus reservas medias cuatro puntos -del 40% del 1 de abril al 44% de ayer. Muy lejos, sin embargo, del 82% que marcaban hace justo un año.

La situación más crítica la presenta el sistema del Llobregat, que agrupa a los pantanos de La Baells, La Llosa del Cavall y Sant Ponç. Ayer la reserva media de esta cuenca que abastece de agua a Barcelona y alrededores estaba en su conjunto al 36% de su capacidad. El 13 de abril de 2006 estaba al 73%. La Agencia Catalana del Agua, organismo dependiente de la Generalitat, señaló que se activará el nivel 1 de excepcionalidad en este sistema durante la segunda quincena de abril.

El pasado día 3 el Gobierno catalán aprobó un paquete de medidas excepcionales para racionalizar al máximo la gestión de los recursos hídricos y garantizar el abastecimiento de la población. El nivel 1 de excepcionalidad prevé restricciones de agua en determinados usos como el agrícola, el industrial o el lúdico. En cualquier caso, aún no se contempla aplicar restricciones para consumo humano. Ese escenario sólo se produciría en otoño si no lloviera más hasta entonces.

Los embalses del sistema Ter (Boadella, Sau y Susqueda) registran cifras algo más optimistas. Ayer se situaban al 48% de su capacidad, mientras que el 13 de abril del año pasado estaban al 85%. La Generalitat también contempla aplicar el nivel de excepcionalidad 1 sobre esta cuenca en las próximas semanas.

Finalmente, el sistema Siurana-Riudecanyes amaneció ayer al 41% de su capacidad. En 2006 estaba al 76%.

Lluvias para hoy

Las lluvias que cayeron ayer sobre todo el territorio catalán continuarán hoy. El

Servicio Meteorológico de Cataluña anunció precipitaciones de intensidad fuerte en todo el territorio, con especial incidencia en el Este. En las provincias de Girona y Barcelona el agua podría superar los 100 litros por metro cuadrado. El domingo la borrasca perderá fuerza y las precipitaciones se concentrarán en el litoral y prelitoral. En el resto, cielos despejados.

Por otro lado, la Generalitat mantuvo durante todo el día de ayer activado en Plan Inuncat en la mayoría de las comarcas de Girona, puesto que las previsiones meteorológicas señalaban que las lluvias podían provocar acumulaciones de más de 100 litros de agua por metro cuadrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de abril de 2007