Las estaciones conflictivas

La estación Sabadell Sud no es la única donde se producen situaciones embarazosas por culpa de grupos de vándalos. Renfe admite la existencia de una serie de estaciones en su red catalana que son "conflictivas" los viernes y los sábados a última hora de la noche y primera de la mañana. Mataró, Sant Celoni, Calafell y Sant Vicenç constituyen otros puntos calientes.

La explicación es sencilla: se trata de paradas situadas cerca de importantes núcleos del ocio nocturno, donde se llegan a concentrar miles de jóvenes que van o vienen de fiesta. Estas estaciones son especiales porque registran un mayor número de incidentes que el resto. Son las que concentran más recursos, tanto en número de vigilantes de seguridad privada como de agentes de las fuerzas del orden público.

Renfe no concreta cuántos vigilantes trabajan en sus instalaciones porque "se contratan por servicio" y su número varía "en función de las necesidades". En cualquier caso, las noches de los fines de semana el personal de seguridad se ve "desbordado", reconocen la patronal y los sindicatos. "Para controlar a la cantidad de jóvenes que hay se necesitaría un ejército", apunta Jordi Escuder, del sindicato de maquinistas Semaf. Este sindicato ha anunciado que se plantea ir a la huelga si no se ponen medidas para solucionar el problema, que padecen, fundamentalmente, los maquinistas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS