Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Alemania convocará a Eufemiano Fuentes

El Parlamento y un tribunal de Hamburgo quieren que el médico canario testifique sobre la Operación Puerto

Mientras el Partido Popular utiliza el Parlamento español para atacar al Gobierno por la Operación Puerto y para defender el honor de los ciclistas presuntamente implicados en la trama de dopaje, en Alemania, la confirmación por vía del ADN de la participación de Jan Ullrich, uno de los deportistas alemanes más populares y mejor pagados, ha despertado la sed de conocimientos de los diputados. Así, la Comisión de Deportes del Parlamento alemán va a convocar una sesión extraordinaria para tratar el caso Ullrich. Invitará a todos los médicos, dirigentes y afectados que puedan estar implicados, según ha anunciado Peter Danckert, diputado socialdemócrata y presidente de la Comisión. La sesión podría tener lugar en mayo y entre los testigos convocados estará seguramente el médico canario Eufemiano Fuentes, a quien ninguna ley puede obligar a acudir a la cita.

"La posibilidad de que la sangre pertenezca a otro es de una entre seis billones", dice el fiscal sobre Ullrich

Mientras en España las investigaciones judiciales de la Operación Puerto están archivadas por decisión del juez Antonio Serrano y a la espera de que se resuelvan los recursos del fiscal y la abogada del Estado, contrarios a la decisión, en Alemania los frentes judiciales se multiplican. En todos ellos, el protagonista es Ullrich, quien tiene que responder de entrada a una demanda penal por estafa a su antiguo empleador, el equipo T-Mobile. En este caso, Fred Apostel, el fiscal de Bonn que con su tenacidad no paró hasta que el juez español le diera permiso para extraer muestras de las bolsas de sangre de Ullrich y cotejarlas con su ADN, ha invitado a los defensores del corredor a retirar las acusaciones de presunta manipulación de las muestras. "No sería correcto no hacerlo", dijo. El perito que realizó la prueba del ADN ha dicho que "la posibilidad de que la muestra de sangre pertenezca a otra persona es de una entre seis billones".

Apostel también está a la espera del material requisado en la casa suiza de Ullrich. "Es una cuestión de tiempo. Es un material de enorme interés", dijo. Algunas fuentes dan por hecho que en la casa se encontró un intercambio de cartas con Fuentes, y Apostel ha sugerido a Ullrich que confiese: "En cualquier caso jurídico, una confesión se valora como algo positivo".

Un segundo proceso es la apelación del caso ganado por Ullrich contra el biólogo alemán Werner Franke, uno de los misioneros de la lucha contra el dopaje en Alemania, condenado por afirmar que Ullrich había pagado una cifra elevada por medicamentos dopantes a Fuentes. Apoyado en la prueba del ADN, Franke quiere ahora, en la apelación, desnudar a Ullrich citando a todas las personas de su entorno como testigos. Eso incluye a Eufemiano Fuentes. Según los protocolos de la colaboración judicial de la UE, Fuentes tendrá que acudir cuando sea citado en Hamburgo.

Este proceso, en apariencia menor, tiene también su correlato en el edificio de juzgados de la plaza de Castilla, en Madrid. En su investigación de la conexión alemana de las actividades de Eufemiano Fuentes, que no se limitaban a Ullrich sino que incluían también contactos para desviar medicamentos de hospitales alemanes, la Guardia Civil entró en contacto con Franke, quien se convirtió en el azote de Ullrich. Este hecho motivó que los abogados del ex ciclista alemán en España intentaran paralizar la colaboración policial presentando una demanda contra los investigadores de la Guardia Civil por presunta filtración de documentación confidencial.

La investigación que lleve a cabo el Parlamento alemán tiene serios visos de no quedarse en el caso Ullrich, sino de convertirse en un verdadero ajuste de cuentas con la historia del ciclismo europeo reciente. La comisión de Deportes tiene la intención de llamar a declarar a los médicos de la Universidad de Friburgo que desde la creación del equipo, mediados los años 90, han colaborado con el Telekom. Sus aclaraciones serán muy interesantes, sobre todo después de que el ex masajista del conjunto, Jeff d'Hont, declarara en la televisión belga que en sus tiempos "los corredores mismos preguntaban por la EPO y la conseguían nuestros médicos de Friburgo". Entre esos corredores estaba Bjarne Riis, ganador del Tour de 1996 y actual director del CSC.

Además, la confirmación de las relaciones de Ullrich con Fuentes ha provocado que todas las miradas del mundillo ciclista se dirijan a Ivan Basso, a quien la Guardia Civil ligó a la trama y a quien las autoridades deportivas italianas exculparon. Tras su absolución, Basso fichó por el Discovery Channel, con quien tiene previsto volver al Tour, del que fue excluido en 2006. Sin embargo, algunos equipos le han pedido que se someta a la prueba del ADN y el diario L'Équipe, organizador del Tour, ya ha empezado a poner en duda su derecho a participar en la carrera francesa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de abril de 2007