Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Àlex Rigola toma la alternativa operística en el Liceo con Wagner

Una fábrica de conservas de pescado en un pueblo de la costa noruega en la actualidad. Éste es el marco elegido por Àlex Rigola para situar la acción de la nueva producción de la ópera de Wagner El holandés errante estrenada anoche en el Liceo de Barcelona y que supone el debut en el mundo de la dirección de escena operística del director del Teatre Lliure. Una nueva producción del Liceo realizada conjuntamente con el Teatro Real de Madrid, donde el montaje se presentará en enero de 2010.

No ocultaba ayer por la mañana el director del Lliure su nerviosismo ante su estreno lírico, un debut que coincidió con el 160º aniversario de la inauguración del Liceo, el 4 de abril de 1847, y en el que estuvo muy bien acompañado desde el foso por el director musical del teatro, Sebastian Weigle, quien el próximo verano debutará en el Festival de Bayreuth inaugurando la programación con Los maestros cantores de Núremberg con dirección de escena de Katherina Wagner, bisnieta de Wagner, que ayer acudió al estreno de El holandés en el Liceo. En el escenario, Rigola contó con un sólido y competente reparto de cantantes encabezado por el barítono estadounidense Alan Titus en el papel del holandés errante condenado a vagar en su barco toda la eternidad hasta que halle a la mujer cuya fidelidad absoluta le redima, la soprano estadounidense Susan Anthony, como Senta, y el bajo también americano Eric Halfvarson.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de abril de 2007