Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fotonoticia:

Sobre raíles a 574,8 kilómetros por hora

La compañía pública de ferrocarriles franceses (SNCF), el fabricante de trenes Alstom y la red de tendido ferroviario (RFF) celebraron ayer el nuevo récord del mundo sobre raíles, obtenido por un TGV (Tren de Gran Velocidad) en la línea entre Estrasburgo y París.

El convoy, con ruedas de un diámetro especial y un motor más potente, rodó a 574,8 kilómetros por hora, pulverizando así la marca lograda en 1990 por otro tren francés: 515,3 kilómetros por hora. No obstante, el récord absoluto de velocidad lo sigue ostentando el tren Maglev japonés, que en 2003 alcanzó los 581 kilómetros por hora. La diferencia es que el Maglev no rueda sobre raíles, sino que utiliza una técnica de levitación magnética extremadamente cara e incompatible con todos los demás trenes. El AVE español, en pruebas, alcanza los 400 kilómetros. La Unión Internacional de Ferrocarriles ha informado de que en los próximos 20 años habrá que construir 6.000 trenes de gran velocidad para satisfacer "un mercado valorado entre 150.000 y 200.000 millones de euros". Para Alstom, SNCF y RFF, que explotan desde hace más de 20 años varias líneas de alta velocidad, el récord sobre raíles es un elemento más para conquistar nuevos mercados. Los responsables de Alstom esperan que, "antes de cinco años, la velocidad comercial de los TGV supere los 350 kilómetros por hora".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de abril de 2007