Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Joel Brodsky, el fotógrafo de los músicos

Sus fotos para los álbumes de Jim Morrison y The Doors le lanzaron a la fama

Joel Brodsky (Brooklyn, Nueva York, 1939), fotógrafo especializado en retratar a los músicos para las portadas de los discos, falleció el 1 de marzo en Stamford, Connecticut, tras un infarto. Tenía 67 años.

Hay una imagen mítica de Jim Morrison, cantante de The Doors. Ocupa la portada de su disco The best of The Doors, donde aparece con el pecho desnudo, las costillas marcadas, una cadena de oro sobre el cuello y una mirada entre diabólica y mesiánica. Aquella instantánea la tomó Joel Brodsky, el fotógrafo en cuyo currículo se contabilizan 400 fotografías que se convirtieron en portadas memorables de discos como aquél. Brodsky falleció tras un infarto el 1 de marzo en su casa en Stamford (Connecticut). "Lo que Annie Leibovitz y David LaChapelle hacen hoy ya lo hacía Joel hace 30 años", aseguraba Chris Murray, su primer galerista, en declaraciones recogidas por Los Angeles Times.

Nació en Brooklyn en 1939 y curiosamente nunca le interesó la fotografía hasta que entró en la Universidad de Siracusa y decidió tomar un curso. Allí aprendió los rudimentos básicos y tras graduarse, en 1960, consiguió un trabajo en una tienda de fotos en su Brooklyn natal. Tardó poco en enamorarse de la imagen y en 1964 abría su propio estudio. Hacía de todo, hasta que un amigo, agente de un grupo folk, le pidió que le hiciera unos retratos a su banda para la portada de un disco. Fue así como entró en un negocio que le llevó a fotografiar a todas las grandes figuras de la música de las décadas de los sesenta y setenta, sin importar el género. Desde B. B. King a Aretha Franklin, pasando por Kiss, Iggy Pop o Isaac Hayes.

Sus trabajos no tenían nada que ver con sus gustos musicales. "Yo nunca le vi escuchando la música de los personajes a los que retrató", aseguró en Los Angeles Times su hijastro Sid Holt, quien trabajó para la revista Rolling Stone. "Yo creo que el grupo The Doors nunca le apasionó". Sin embargo, fue ese grupo uno de los que le hizo más célebre. Su nombre está en la portada de cinco de sus discos, incluido el de su debú musical, The Doors (1967), por cuya imagen recibió una candidatura a los premios Grammy.

Durante una entrevista en 1981 Brodsky habló de los detalles que rodearon sesiones de fotos como la que le llevó a inmortalizar a Morrison en 1966. "Él tenía 23 años y estaba completamente ido..., borracho, se tropezaba con los focos continuamente". Una de las fotografías que tomó en aquella sesión, un primer plano de Morrison, apareció en el disco The best of the Doors editado en 1973. Otra, la que se hizo más famosa y que hoy puebla pósters y camisetas, fue a parar a la portada del The best of the Doors de 1985. Ambas imágenes contribuyeron a alimentar el mito alrededor de un artista que murió con 27 años, en 1971, en circunstancias nunca aclaradas. "Morrison nunca volvió a tener ese aspecto. Las fotos contribuyeron a alimentar su leyenda. Creo que capturé su mejor momento", dijo Brodsky.

Otra de sus portadas míticas fue la del álbum de Isaac Hayes Black moses, en la que el cantante de soul aparece bajo la capucha de un albornoz a rayas con gafas de sol. Además, Brodsky fue uno de los primeros que se atrevió con las portadas conceptuales, como las que hizo para la banda Ohio Players y para algunas de las estrellas de la discográfica de Memphis Stax Records. En los ochenta, Brodsky optó por venderle su alma al diablo, dejar la música de lado y concentrarse en trabajos publicitarios, una tentación en la que acaban cayendo muchos artistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de abril de 2007