Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez instructor del desplome del viaducto en la A-7 analizará nuevos informes

El Juzgado de Instrucción 2 de Almuñécar que investiga el desplome al vacío de parte de un viaducto de la autovía, y en el que murieron seis trabajadores, remitirá los dos informes sobre las causas del accidente a la inspección del Ministerio de Trabajo y al Gabinete de Seguridad e Higiene de la Junta, para que ambos organismos elaboren sus propios informes. "Determinada la causa del accidente, hay que establecer los responsables del mantenimiento", apuntaron ayer fuentes jurídicas cercanas al caso.

El juez instructor está asimismo a la espera de la ampliación del informe de la inspección de Trabajo, que determine la prevención de riesgos laborales llevada a cabo en la obra de la autovía A-7. El magistrado prevé citar próximamente a las partes involucradas en el caso, para aclarar junto a los peritos todos los aspectos técnicos del siniestro. Después de los ensayos en distintos centros y universidades, además del ensayo a escala real de las secuencias del accidente el pasado junio, ahora la instrucción persigue aclarar los posibles defectos en el mantenimiento de la obra para derivar las posibles imputaciones.

Todas las fuentes consultadas por el resultado de los informes, que dictaminaron que el accidente se debió a la rotura de una pieza de la estructura, optaron ayer por la cautela. La complejidad de ambos informes -el de Fomento consta de unos 5.000 folios-, obliga a la prudencia antes de deducir posibles imputaciones. "Requiere una pruebas periciales complejas, pero además aún estamos en una fase inicial", avisaron las mismas fuentes.

Desde el accidente, los sindicatos han alabado la rigurosidad demostrada por el juez instructor para determinar las causas exactas de un siniestro complejo. A pesar de que el juez levantó la suspensión judicial de la interrupción de las obras en un auto en diciembre de 2005, el Ministerio de Fomento decidió mantener laparalización de las obras en el tramo del accidente.

Por otra parte, el consejero de Empleo, Antonio Fernández, indicó ayer que abrirá un expediente de sanción en las obras en caso de que fuera obligatorio y "exigible" visitar la zona que estaba en mal estado, y no se hubiera visitado. "El informe no pone en evidencia que hubiera incumplimiento de la normativa laboral preventiva", previno.

"Primero habrá que profundizar en las causas y ver si la que se apunta es el motivo real, y después veremos qué obligaciones había desde el punto de vista de la perspectiva laboral, pues puede que no hubiera ninguna", especificó Fernández.

El consejero apuntó que los técnicos deberán determinar ahora si la inspección de ese tornillo entraba en las obligaciones de la inspección diaria. "Comprobaremos si se revisó, y si no se hizo, entonces se habrá cometido una infracción", aseveró.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de marzo de 2007