La Xunta estudia ejercer su derecho a adquirir Sálvora

La intervención del Gobierno daría al traste con la compra ya pactada por Caixa Galicia

La Consellería y el Ministerio de Medio Ambiente estudian adquirir la isla de Sálvora, un paraje privado del Parque Nacional das Illas Atlánticas que un aristócrata acaba de vender a Caixa Galicia. La Administración se plantea ejercer su derecho de tanteo y promover una operación que frustraría la compra firmada hace unos días por la entidad financiera. "Es un parque nacional y debe ser salvaguardado", alega el presidente gallego.

La gestión del Parque Nacional das Illas Atlánticas pasará a manos de la Xunta el próximo 1 de julio. En esta área de máxima protección está integrada la isla de Sálvora, que acaba de comprar Caixa Galicia al marqués de Revilla para poner en marcha un proyecto medioambiental. Esta iniciativa de la entidad financiera, presentada la semana pasada, no tiene todavía garantías de salir adelante. El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, reveló ayer tras el Consello de la Xunta que los gobiernos central y autonómico "estudian políticamente" la operación para decidir si la Administración debe ejercer su derecho de tanteo para hacerse con la propiedad del archipiélago.

El criterio que pesará en la decisión final, señaló Pérez Touriño, es "salvaguardar la unicidad integral" del parque nacional, el único existente en Galicia y del que también forman parte Ons, Cíes y Cortegada. "Es un parque nacional y debe ser salvaguardado con los criterios que marca la ley", subrayó el presidente. El BNG ya se ha manifestado a favor de que Sálvora esté en manos públicas.

Hace justo una semana que Caixa Galicia firmó con el marqués de Revilla la compra por 8,5 millones de euros de "uno de los parajes más bellos de la humanidad", en palabras del director general de la entidad, José Luis Méndez. El proyecto de la caja gallega para Sálvora prevé un plan de ordenación de los recursos naturales, un programa de formación para los pescadores de Aguiño y Ribeira, un departamento de Biología Marina y una residencia para investigadores, artistas y voluntarios científicos.

Discapacitados

Tras exponer el interés de la Xunta en Sálvora, Pérez Touriño aludió a otro tema "clave": el tren de alta velocidad. El presidente advirtió al Ministerio de Fomento que no admitirá "dilaciones de ningún tipo" en los plazos para construir esta infraestructura. El dirigente socialista exige al Ejecutivo central que cumpla los tiempos anunciados sea cual sea el trazado final, unas demandas que le transmitirá "personalmente" a la ministra Magdalena Álvarez. "Lo que le digo a Fomento es que hay que apurar al máximo".

En su reunión semanal, el Gobierno gallego dio el visto bueno al convenio con el Ministerio de Trabajo para crear el Centro Galego de Desenvolvimento Integral, un edificio ubicado en Santiago que funcionará como residencia, unidad de día y centro de investigación para personas discapacitadas y dependientes. El complejo funcionará en 2008 y en él se invertirán 8 millones de euros. El Consello de la Xunta aprobó el servicio de acompañante se extienda a todas las rutas de autobús escolar a partir de abril.

"El precio de un café"

"Encantado". Así estaría Emilio Pérez Touriño si la Televisión de Galicia le propusiera someterse a un interrogatorio ciudadano como el que afrontó esta semana José Luis Rodríguez Zapatero en Televisión Española. "¿No me preguntan cuánto vale un café?", replicó un sonriente Touriño cuando, tras el Consello de la Xunta, un periodista le preguntó si aceptaría la invitación para participar en un programa similar. "A los políticos nos corresponde estar abiertos al debate", argumentó.

Aunque estaría "encantado" de asumir el reto, el presidente de la Xunta subrayó que no será él quien se lo proponga a los directivos de la TVG. "La TVG tiene plena autonomía, aunque algunos no lo quieran creer", aseveró en alusión al PP y a las acusaciones de manipulación de los medios públicos vertidas por su líder, Alberto Núñez Feijóo. El PP responsabiliza a Touriño de "censurar" los galenecos, un proyecto de parodia al presidente y a Anxo Quintana con muñecos de guiñol y que nunca llegó a realizarse.

En réplica a estas críticas, el presidente de la Xunta afirma que no piensa "dar instrucciones" a la televisión pública para que preparen la versión gallega de Tengo una pregunta para usted, porque, recalcó, se considera un defensor de la libertad de expresión y rechaza las "presiones" a los periodistas. "Ni ataques, ni presiones, ni mandatos, ni sugerencias a los medios", proclamó Pérez Touriño. "La televisión sabrá lo que quiere hacer", concluyó.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS