Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Juicio por el mayor atentado en España | 11-M

Un abogado vincula a ETA con el atentado de 1993 en Nueva York

El abogado José Luis Abascal, defensor de Jamal Zougam y Basel Ghalyoun, hizo ayer en el juicio del 11-M unas de las preguntas más exóticas oídas hasta hoy. "¿Recuerda el atentado de 1993 contra el World Trade Center de Nueva York de 1993? ¿Tuvo alguna intervención colateral ETA con ese atentado?". Las preguntas quedaron sin respuesta, ya que el presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, lo impidió alegando esa interrogante no tenía ninguna relación con los hechos que se están enjuiciando. Pero el letrado no se arredró e insistió: "¿Sabe usted si los pasaportes falsos que utilizaron los terroristas los facilitó ETA?".

La pregunta sólo tiene sentido si se examina el escrito de la defensa elaborado por Abascal. El texto dice que los terroristas que perpetraron el primer ataque islamista contra las Torres Gemelas de Nueva York, el 26 de febrero de 1993, utilizaron pasaportes falsos nicaragüenses. Tres meses después, estalló un supuesto arsenal clandestino en Managua, junto al que tenía un taller de coches el etarra huido Eusebio Arzalluz Tapia, Paticorto, nacionalizado nicaragüense por el Gobierno sandinista, que también ocultaba pasaportes falsificados, pero con su foto, en un zulo.

Paticorto se fue a La Habana y, según el escrito, regresó a España para integrarse en ETA en 1998, lo que habría aprovechado para contactar con Allekema Lamari (suicida de Leganés) y su amigo Abdelkrim Bensmail, a pesar de que para entonces los dos estaban presos por integración en el Grupo Islámico Armado. Conclusión del letrado: "El atentado del WTC de Nueva York demuestra la colaboración y contactos existentes entre Al Qaeda y la banda terrorista ETA y que la historia es más compleja de cómo a veces se nos quiere presentar". Paticorto regresó a La Habana, donde, según el abogado, se quedó escondido hasta que regresó para ponerse a las órdenes de Garikoitz Aspiazu, Txeroki, a finales de 2004.

El testigo, el comisario experto en ETA Miguel Ángel Gamonal, dijo no tener la menor idea de ese atentado. "Nunca he detectado ningún contacto de ETA con el mundo islámico, nunca", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de marzo de 2007