Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La batalla eléctrica

Conthe se quedó solo en su propuesta de sancionar a Enel y Acciona

Ninguno de los restantes seis consejeros de la CNMV encontró motivos para abrir expediente

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Manuel Conthe, se quedó solo en su propuesta de imponer sanciones a Enel y Acciona por posibles irregularidades en la preparación de su oferta pública de adquisición (OPA) sobre Endesa. El resto de miembros del consejo no secundaron sus intenciones, al considerar que no ha habido irregularidades. A la postre, un expediente habría dado al traste con la oferta de Enel y Acciona, que ahora podrán lanzar una vez pasados seis meses. Ese periodo es el mismo durante el que E.ON tampoco puede lanzar otra OPA, tras la que está en curso a 40 euros por acción.

El pasado viernes, Enel y Acciona presentaron ante la Comisión de Valores un hecho relevante en el que anunciaban que estaban estudiando la presentación de una OPA sobre Endesa después de que el citado organismo les preguntara si estaban negociando. Ante la información, la CNMV convocó a su consejo y decidió, tras una larga y tormentosa reunión, que no se podía lanzar una OPA hasta pasados seis meses desde el fin de la OPA de E.ON.

Paralelamente, permitió que la alemana pudiera mejorar su oferta, cosa que hizo al elevarla de 38,75 a 40 euros por acción este lunes. El grupo alemán aprovechó para pedir que la CNMV obligara a sus competidoras a vender los títulos de Endesa y que se las sancionara por irregularidades en el cumplimiento de la normativa, solicitud que también ha hecho el PP, que en concreto ha exigido un expediente disciplinario.

El lunes, las dos empresas aliadas presentaron un acuerdo en el que se comprometen a lanzar una OPA conjuntamente, además de presentar un proyecto sobre el futuro de Endesa. Por la tarde del mismo día, se volvió a reunir el consejo de la CNMV para ratificar la decisión del viernes. En un consejo, igual de largo y candente, se puso sobre la mesa el pacto de Enel y Acciona, firmado por las dos compañías, para analizar la naturaleza de la oferta.

El presidente de la CNMV, Manuel Conthe, propuso al consejo considerar la posibilidad de sancionar a Enel y Acciona con la apertura, por ejemplo, de un expediente disciplinario. Por la mañana había tenido un encuentro tenso con los principales responsables de las empresas (Fulvio Conti, por Enel, y José Manuel Entrecanales, por Acciona) y sus abogados justamente por poner en cuestión la legalidad del acuerdo. Pero Conthe se quedó solo. Ninguno de los restantes seis miembros del consejo le respaldaron al entender que no hay motivo para expedientar ni para sancionar a las partes. Fuentes de la Comisión se han limitado a confirmar que los acuerdos del lunes fueron por mayoría y no por unanimidad.

Con la del lunes, es la tercera vez en sólo mes y medio que el consejo del organismo supervisor queda dividido ál tomar una decisión en relación con Endesa.

El consejo de la CNMV está compuesto, además de Conthe, por Carlos Arenillas (vicepresidente), José Viñals (subgobernador del Banco de España), Soledad Núñez (directora general del Tesoro), Julio Segura, Rosa Rodríguez y Soledad Abad. Precisamente, el lunes era el primer día como consejera de Abad, ex directora del gabinete del ministro de Economía. En la reunión del pasado viernes todavía estuvo Soledad Plaza. De esta forma, ya todos los consejeros han sido nombrado bajo el Gobierno socialista.

El consejo ratificó la decisión del viernes de prohibir cualquier OPA antes de seis meses, es decir, antes de octubre. No obstante, de haber prosperado la propuesta de abrir expedientes sancionadores, prácticamente se habría anulado la posibilidad de que esa oferta pudiera salir adelante al meterse en un proceso legal, según expertos del mercado. Los seis meses impuestos para impedir una oferta coinciden con la prohibición que tiene E.ON para lanzar otra OPA, según la ley. Es decir, en el momento en que Enel y Acciona puedan lanzar su oferta también lo puede hacer el grupo alemán.

E.ON se ha encontrado, por otra parte, con un aliado imprescindible para mantener la lucha abierta. Caja Madrid, que posee el 10% de Endesa, decidió apoyar a la compañía alemana cediéndole los derechos de voto de esa participación que le venderá en dos años. Esta decisión polariza todavía más el reparto de fuerzas después de que el PP tachara al Gobierno de apoyar la alianza hispanoitaliana frente a la oposición alemana. De esa forma, E.ON quiere asegurarse al menos el 20% de los votos, igual que Enel y Acciona, aunque estos discuten que los votos de E.ON y Caja Madrid puedan sumarse.

Los estatutos de la eléctrica española sólo permiten tener un 10% de los derechos de voto, independientemente de la participación que se posea. Además del 10% de Caja Madrid, Enel tiene un 24,97% y Acciona, un 21,04%. A su vez, la sociedad pública SEPI controla 2,95%. El resto se lo reparten en el mercado fondos de inversión y pequeños accionistas. Ayer la acción cerró a 40,24 euros por acción, lo que permite vender por encima de la oferta mejorada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de marzo de 2007