Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide cárcel para un banquero por apropiarse de dinero de 44 clientes

La Fiscalía de la Audiencia Provincial de Málaga ha solicitado cinco años de cárcel y multa de 4.320 euros para Antonio Palomino, ex director de la sucursal de Cajamar en Ardales (Málaga), a quien acusa de haberse apropiado indebidamente de un total de 725.016 euros pertenecientes a 44 clientes distintos de la localidad malagueña de Carratraca "abusando de la confianza depositada en él por la entidad".

El ex director de sucursal, según la calificación fiscal, se apropió de cantidades que oscilaban entre los 9,40 y los 78.000 euros mediante una "doble contabilidad" aprovechando el hecho de que la sucursal de Carratraca carecía de terminal informático. Palomino anotaba a mano las operaciones y posteriormente introducía los movimientos en el sistema informático de la oficina de Ardales.

El acusado tenía varios sistemas de defraudación, según el escrito del fiscal. El más sencillo era rellenar las cartillas de los clientes a máquina "para no despertar sospechas" y luego no contabilizar los movimientos en el banco. Otros métodos eran no tramitar la compra de acciones de la entidad que ciertos clientes habían pagado o hacerse con fondos de clientes mediante disposiciones de efectivo sin firma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de marzo de 2007