Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:BERNARD LANDRY | Ex presidente del independentista Partido Quebequés

"La independencia de Quebec no vale una vida"

En vísperas de unas elecciones más imprevisibles que nunca, el ex primer ministro de Quebec, Bernard Landry (Saint Jacques, 1937), descarta, prácticamente, que su partido vaya a lanzar un tercer referendo de secesión, en el supuesto de que el lunes logre la victoria.

Diplomado en Economía y en Ciencias Políticas, abogado e hispanista -aprendió español cuando ocupaba la cartera de ministro de Comercio Exterior-, Landry, ex presidente del independentista Partido Quebequés (PQ), sigue siendo la referencia carismática a la que el actual candidato soberanista, André Boisclair, mira de reojo en las decisiones trascendentales.

"El problema del País Vasco es la violencia. Es difícil entender que pasen cosas tan horrendas"

Pregunta. Las encuestas indican que el Gobierno de Quebec va a ser formado por un partido sin mayoría de escaños. ¿Lanzarán el referendo de secesión si ganan en esas condiciones?

Respuesta. No, sólo tendría sentido hacerlo con un Gobierno de mayoría. La Asamblea Nacional (Parlamento) de Quebec tendría que aprobar la pregunta del referendo y no cabe soñar con que el Partido Liberal o la Acción Democrática de Quebec (ADQ) vayan a apoyar esa iniciativa.

P. ¿La estrategia de su partido de plantear un referendo cada vez que llegan al poder no está dando señales de agotamiento? La mayoría de la población dice no desear referendos a medio plazo y, desde la consulta de 1995, el PQ ha ido retrocediendo electoralmente.

R. No es una estrategia, sino una cuestión de honestidad. Nuestra razón de ser como partido es obtener la independencia. Ocurra lo que ocurra este lunes, estoy convencido de que el soberanismo tiene más posibilidades que nunca de ganar porque también hay soberanistas que votan a otros partidos. Es cuestión de tiempo.

P. De todas formas, si hicieran un referendo, tendrían que ganar con una mayoría clara, según establece la ley.

R. ¿Y qué es una mayoría clara? En democracia es el 50% de los votos más uno. Si lo conseguimos, y lo conseguiremos, iniciaremos de buena fe una negociación con el Gobierno Federal, tal y como establece el dictamen del Tribunal Supremo de Canadá, pero si no hay buena fe de la otra parte, declaremos la independencia. El derecho internacional dice que una nación puede decidir su destino.

P. Pero, precisamente, el Tribunal Supremo estableció que, como Quebec no es una colonia, tampoco puede autodeterminarse invocando el derecho internacional.

R. Dejemos al Tribunal Supremo con sus asuntos. Vamos a llegar a la independencia con ellos o sin ellos. Cumpliremos con la condición de negociar y además, estoy seguro de que la negociación saldrá adelante.

P. ¿No es demasiado optimista, teniendo en cuenta que la soberanía no acapara ya el interés de tiempos atrás?

R. En unas décadas, la causa del soberanismo ha pasado de ser marginal a contar con el apoyo del 50% de la población. La palabra quebequois conviene a todo el mundo, también a los inmigrantes, porque el nuestro es un proyecto integrador, nacional, no etnicista. El primer diputado negro de Quebec fue del PQ hace muchos años. Ésa es la realidad de Quebec.

P. ¿Ve alguna similitud entre el soberanismo vasco y el suyo?

R. Toda nación necesita la libertad y esa necesidad debe de ser resuelta entre las partes de forma democrática. El problema del País Vasco es la violencia. En nuestro contexto, resulta muy difícil de entender que sigan pasando cosas tan horrendas, pero tampoco ha habido un Franco en Ottawa.

P. ¿Diría que la independencia de Quebec no vale una vida humana?

R. Por supuesto, pero tampoco nos hemos visto confrontados a la violencia.

P. El presidente del Gobierno Vasco copió de ustedes el proyecto de Estado Libre Asociado. ¿Cree que imitar modelos ajenos es una buena idea?

R. Cada situación es diferente Hay que respetar el camino que cada uno ha emprendido, pero Quebec es ejemplo internacional de éxito.

P. ¿Hay algún aspecto del proceso autonómico español que le resulte interesante?

R. Por lo que conozco, tenemos más medios administrativos y financieros que Cataluña o Euskadi. Contamos con empresas públicas muy potentes y una diplomacia con delegaciones en muchos países, incluida Cataluña, Francia, por supuesto, y el Reino Unido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de marzo de 2007