Análisis:A LA PARRILLAAnálisis
i

Irresponsable

Cayetana Álvarez de Toledo es ubicua; sigue siendo columnista (comparte carretera con Anson en su periódico), a pesar de ser la jefa del gabinete de Ángel Acebes en el PP; a veces es requerida para comentar la política en la Cope, y tiene también caladero en las tertulias-aquelarre que Buruaga orquesta en Telemadrid. Este martes hizo de tertuliana que lanza rumores irresponsables. Se hizo eco del rumor de que por el éter circulaba un comunicado de ETA, y añadió un elemento que llevaba a la alarma civil. Decía la columnista-asistente política que ese comunicado aún no se había difundido porque la traducción, que hacía Interior, no convencía a sus traductores.., que aparentemente lo estaban maquillando para que se ajustara a las perversiones del poder. Cuando Buruaga anunció que Interior estaba tratando de salir a antena para contar que eso era mentira, Cayetana se revolvió como se revuelven los que tiran la piedra y están a punto de esconder la mano. Y cuando apareció el desmentido encogió los hombros: "Algo habrá". En esas tertulias de Telemadrid se escuchan cosas así, y como otras que tampoco tienen el castigo de la evidencia de la estadística, como esa que lanzó José Luis Gutiérrez (que no tuvo empacho en hablar de sus propias querellas sobre lo que él llama la libertad de expresión) sobre el desierto mediático en el que se apoya la derecha española... Proveniente de una organización (la AEPI, de supuestos periodistas independientes) que combinaba la halitosis periodística con el columnismo conspiratorio, Gutiérrez explicaba su teoría sin que Buruaga le dijera: "Eh, que aquí somos de los tuyos".

El miércoles por la noche, en el número 100 de 59 segundos, vimos cómo en esa olla en la que los periodistas hacen lo que no son Isabel San Sebastián interrogaba (no eran preguntas: era un interrogatorio) al socialista José Blanco. Debajo ponía: Isabel San Sebastián: Popular TV. ¿Y nada más? La (también) columnista de El Mundo le reprochó a la gente que aplaudiera a Blanco ("se ha traído usted su claque"). No dijo nada cuando ella fue ovacionada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 22 de marzo de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50