Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La campaña electoral francesa

Royal crea un comité para reformar la Constitución y promover la VI República

La candidata socialista se propone acabar con la práctica política de acumular cargos

El Partido Socialista francés (PS) creará un comité constituyente para preparar la VI República en contraposición a la actual V República fundada por el general De Gaulle en 1958. Ségolène Royal ha decidido situar la reforma del edificio constitucional francés en el centro de su campaña. La candidata socialista retoma así una de las cuestiones más debatidas en los círculos políticos y académicos e incluso en el seno de su partido, donde la corriente Nuevo Socialismo, encabezada por quien ahora es uno de sus principales portavoces, Arnaud Montebourg, hizo bandera de ello.

El modelo que Royal propone se basa en cuatro pilares: "Reforzar la democracia parlamentaria poniendo fin a la acumulación de cargos electos, democracia social para que Francia dé un salto hacia el futuro, democracia participativa y democracia territorial". La candidata socialista no quiere que este proceso se lleve a cabo "en el secreto de los gabinetes ministeriales o en un círculo restringido de juristas", razón por la que pretende crear este comité.

El pasado domingo, Royal llegó a hablar incluso de una "Asamblea constituyente", y señaló que una vez establecida la reforma de la Constitución, el nuevo texto debe ser sometido a referéndum. "Quien debe elaborar el referéndum que sea sometido al pueblo francés es el presidente de la República", dijo Royal, "aunque evidentemente se apoye en el trabajo de consejeros y expertos".

Las críticas contra el hecho de que la nueva legislatura se configure como una Asamblea constituyente fueron inmediatas. El ex ministro socialista Jack Lang, consejero especial de Royal, matizó ayer que "en el espíritu de la candidata no estaba la idea de asociar el Parlamento a este proyecto revolucionario". El ex ministro de Economía Dominique Strauss-Khan también descartó esta posibilidad, señalando que las reformas, por importantes que sean, tan sólo necesitaban ser aprobadas en referéndum.

Una de las principales medidas que Royal introduciría en la arquitectura constitucional francesa es la prohibición de la acumulación de mandatos, una práctica tradicional de la V República que consiste en que los diputados tienen todos otros cargos electos -generalmente alcaldías o presidencias de consejos regionales- a los que realmente dedican su atención, dado que es donde se encuentra su vivero de votos. Sólo con esto, indican los expertos, la práctica parlamentaria cambiaría completamente de dinámica.

La candidata socialista pretende también introducir en la Constitución "una dosis de proporcionalidad" en las elecciones legislativas, sin precisar qué dosis. "Lo discutiremos", dijo. Actualmente, con el sistema mayoritario a dos vueltas, se da la paradoja de que en la actual Asamblea, el Frente Nacional, que sacó cerca de un 18% de los votos, no tiene ni un solo diputado, mientras que el Partido Comunista, que apenas superó el 3%, dispone de grupo parlamentario propio.

Royal tampoco ha desvelado cuáles serán los mecanismos de democracia participativa, como los comités populares de control del Ejecutivo, ni en qué medida fijará en la Constitución los contenidos de la democracia social. Queda por ver también cómo se articulará la democracia territorial, una manera de referirse a la descentralización o a la regionalización, un tema muy querido por Royal, que insiste siempre en que es presidenta de la región de Poitou Charente y reivindica el poder para las regiones, que la derecha ha dejado sin financiación.

La idea de una reforma constitucional forma parte también del programa del centrista François Bayrou, pero últimamente es rechazada de plano por la gubernamental Unión por un Movimiento Popular. Desde el partido de Nicolas Sarkozy se descalifica ahora esta propuesta con el argumento de que la VI República es "una vuelta a la IV República", el sistema tremendamente inestable que rigió en Francia después de la Segunda Guerra Mundial, el cual provocaba constantes cambios de Gobierno y mayorías muy débiles.

LA REFORMA SOCIALISTA

-Reforzar la democracia parlamentaria-Democracia social para que Francia dé un salto hacia el futuro-Democracia participativa con la creación de comités populares de control del Ejecutivo-Democracia territorial o descentralización para transferir poderes a las regiones

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de marzo de 2007

Más información