_
_
_
_
_
Reportaje:Fútbol | A dos días del decisivo España-Dinamarca

La pareja con más gol de Europa

Morientes y Villa reflexionan sobre su capacidad anotadora pese a su desgaste táctico

Romario, a punto de atrapar los mil goles, nunca se desgastó en una carrera que no acabara en gol. "Él corría sólo hacia adelante. No necesitaba hacer otras cosas. Otros sí", dice humildemente Villa, que combina junto a Morientes -compañeros en el Valencia y en la selección-, una buena dosis de goles con un enorme desgaste táctico. Quique Flores, técnico del Valencia, les enseñó un vídeo del Inter y les mostró la diferencia: terminada la jugada, Crespo e Ibrahimovic paraban y descansaban hasta el próximo ataque; ellos, Villa y Morientes, la pareja más anotadora de Europa (30 tantos), corrían y corrían a socorrer a sus compañeros.

"El remate más mío es al primer toque en el área", dice Morientes, con una efectividad del 35%
Más información
El camino de España a la Eurocopa de 2008
Aragonés muestra sus cartas

"Corremos más que otros delanteros, pero también nos beneficia en los goles a la contra", explica Villa, de 25 años, con 10 tantos en la Liga y cuatro en la Liga de Campeones. "Nosotros terminamos y volvemos a nuestra posición para aguantar a los centrocampistas rivales y facilitar el trabajo de nuestros medios", abunda Morientes, de 30 años, que suma 11 goles en la Liga y cinco en la Champions, con un índice fabuloso de efectividad: 35% en el torneo doméstico y 36% en el continental.

"No lo sabía", responde Morientes; "mis remates suelen ser dentro del área. Y a veces no remato más no por falta de ganas, sino por buscar una mejor jugada. El remate más mío es el del primer toque dentro del área". Para hacerse una idea de su puntería basta ver la de otros goleadores: Diego Milito (33%), Kanouté (26%), Van Nistelrooy (22%), Ronaldinho (21%) y Villa (12% en la Liga y 15% en la Champions). "Me sorprende las cifras de Kanouté y Milito", agrega Morientes, "lo que quiere decir que ellos tienen muchas más oportunidades que yo.

Pero prefiero que mis compañeros de detrás estén contentos con mi trabajo que chutar un par de veces más. Ellos me lo agradecen mucho. ¿Villa? Él lo intenta mucho desde fuera del área".

En efecto, El Guaje va mucho más allá del área. Tiene más recursos, pero empieza a sentir la ansiedad de las siete jornadas sin marcar en la Liga. "Es extraño, nunca me había pasado tanto tiempo sin marcar. Pero me tranquiliza saber que estoy teniendo las mismas ocasiones", dice en conversación telefónica desde Madrid, concentrado con la selección española para enfrentarse el sábado a Dinamarca en el Bernabéu y la semana que viene a Islandia en Palma de Mallorca. Ansiedad apaciguada por apariciones estelares en la selección -tres goles en la fase clasificatoria- y en la Champions -su golazo de falta en San Siro-.

El reparto de dianas es casi equitativo. Y la química en la pareja, muy evidente. "Al principio uno tiene dudas", expone Morientes. "Pero poco a poco vas viendo las posibilidades. Él tiene virtudes que yo no tengo y al revés. Hay una compenetración que no la hay cuando son jugadores parecidos. Por ejemplo, cuando se saca de puerta, se me busca más a mí para la prolongación en el juego aéreo. Pero en un contragolpe, buscando el espacio, el hombre es él, que es muchísimo más rápido. Es un placer jugar a su lado". Villa, por su parte, subraya la buena relación que mantienen fuera del campo. "Hemos quedado a comer varias veces y nuestras familias se llevan muy bien".

Alejados los celos, ¿qué queda del tradicional egoísmo del delantero? "Todo atacante debe ser egoísta, va en el puesto", afirma Villa. "En algunas ocasiones", matiza Morientes, "el delantero es egoísta porque al final de temporada sólo se le mide por los goles. Si haces cinco, se dice '¡qué mal!' y a lo mejor ha hecho un trabajo exquisito para el equipo. Al final te hacen ser egoísta, aunque nadie que haya jugado conmigo puede decir que yo lo sea".

Morientes dijo en pretemporada que el mejor delantero de España es Villa. ¿Y ahora? "Lo mantengo. Y el mejor del mundo es Drogba, por los partidos que le he visto y las condiciones que tiene. Shevchenko me recuerda al periplo que yo pasé en el fútbol inglés [El Chelsea es el rival del Valencia en los cuartos de final de la Champions]".

Como valor nunca le ha faltado, Villa se pidió el dorsal 7 que lució Raúl durante 10 años en la selección. "En la primera convocatoria hubo mucho más eco de lo normal", apunta el asturiano, "pero ahora está todo olvidado". El Guaje ya participó en el pasado Mundial de Alemania con sabor agridulce. Tres goles y a casa en octavos. Morientes, en cambio, fue excluido por el seleccionador, Luis Aragonés, que prefirió incluir al central Marchena. Morientes pagó así su inadaptación al Liverpool. Pero sigue siendo, tras Lángara, el jugador con mayor efectividad de la selección: 26 goles en 42 partidos, uno cada 87 minutos.

A pesar de los seis valencianistas convocados, Villa observa diferencias entre el juego del Valencia -"más a la contra"- y el de España, que llevará la iniciativa ante Dinamarca y ante Islandia. "Hay jugadores de calidad para hacerlo", concluye El Guaje, mientras Morientes avisa del adversario del sábado en el Bernabéu: "Dinamarca es muy competitiva teniendo en cuenta los jugadores y los antecedentes. Tomasson es un gran definidor".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_