Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NUEVA GENERACIÓN DE CONSOLAS

Tres títulos para abrir boca

Guerras, luchas y carreras descubren las posibilidades de la Play 3. En el caso de Resistance: Fall of a Man (60 euros, para mayores de 18) el jugador (el sargento norteamericano Nathan Hale) se enfrenta a una amenaza casi invencible: el virus Quimera, desarrollado por los soviéticos como arma biológica y del que han perdido su control. Las ciudades devastadas desfilan ante la incrédula vista del jugador, repletas de detalles y rincones, con efectos de relieve. Las explosiones son estremecedoras y una capa de polvo todo lo cubre. Sobresalen el diseño de armas y coches.

En unas 12 horas se hacen las 30 misiones, pero el completo modo para varios jugadores alarga considerablemente la vida de este título. Se puede entrar en modo cooperativo a dos manos, competitivo a cuatro en la misma consola o contra 40 si hay banda ancha.

Virtual Fighter 5 (lucha, 60 euros, mayores de 16) es quizás la saga de lucha más conocida. La consistencia y solidez del cuerpo de los luchadores hacen que los combates sean más creíbles. Los gestos son exactos, los puntos de apoyo precisos y las reacciones del cuerpo de ambos luchadores, reales. La nueva entrega muestra el compromiso de andar hacia una simulación que aleje de la victoria a los aporreadores de botones. Es mejor saber ejecutar con precisión.

En Formula One Championship Edition, Fernando Alonso aún corre con Renault. Aparte de eso, es imposible distinguir ficción de realidad. El detalle de los monoplazas, la rugosidad del asfalto y los brillos de los cromados son impecables. Las ayudas a la conducción pueden activarse o desactivarse para ajustar la experiencia del jugador. Los toques entre coches, baches y pasadas sobre el piano de las curvas se traducen en vibraciones.

Los efectos meteorológicos son una buena muestra de las posibilidades de PS3 y su procesador multinúcleo. Uno de ellos se emplea para realizar estos cálculos, que sirven para representar la lluvia, el viento y la niebla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de marzo de 2007