Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso pacta una condena a la guerra "ilegal" de Irak sin apoyo del PP

El texto destaca las consecuencias "catastróficas" de la invasión, entre ellas la inseguridad mundial

La conmemoración de los cuatro años de la invasión de Irak, apoyada entonces por el Gobierno de José María Aznar, ha llevado a todos los grupos del Congreso, menos el PP, a promover una proposición no de ley para condenar esa guerra, calificada en la iniciativa de ilegal, inmoral, injusta, desgraciada y torpe por sus "consecuencias catastróficas". Los grupos aseguran que el ataque "unilateral y al margen de la ONU" ha desencadenado una guerra civil en Irak y una inseguridad creciente en todo el mundo, especialmente en Europa. El texto no exige expresamente la retirada del ejército de EE UU.

Después de estar ausente, salvo en algunas alusiones puntuales, el asunto de Irak regresó ayer al Congreso con todo su peso político. La efeméride de la foto de las Azores y del inicio de la invasión ha servido para que, durante el fin de semana, el Grupo Socialista haya trenzado con sus socios un acuerdo para realizar una enérgica condena que tiene la firma de siete de los ocho grupos de la Cámara: PSOE, CiU, ERC, PNV, IU-ICV, CC y Mixto. Todos menos el PP, que sigue apoyando la guerra.

El portavoz del PSOE, Diego López Garrido, ha elaborado el texto en conversaciones con todos los grupos, especialmente CiU, cuyo portavoz, Josep Antoni Duran, acostumbra a evitar el enfrentamiento directo con el PP.

No ha sido así en este caso, y el líder de CiU ha firmado una declaración que ataca directamente al asunto más molesto para el principal partido de la oposición.

IU-ICV promovió una declaración institucional de condena a una guerra "asentada en la mentira de la supuesta presencia de armas de destrucción masiva". Este grupo quería que se leyera en el pleno de ayer, precisamente el día del inicio de la invasión, cuando cayeron los primeros misiles sobre Bagdad. Por eso el diputado Joan Herrera lo llevó a la Junta de Portavoces. Todos los grupos mostraron su acuerdo, menos el PP, que se opuso radicalmente. Las declaraciones institucionales del Congreso requieren la unanimidad de la Cámara, por lo que se desestimó.

Los grupos, incluido IU-ICV, optaron entonces por la iniciativa que había promovido el grupo mayoritario, el socialista. El texto final es un punto intermedio entre todos que, por ejemplo, no recoge la petición inicial de IU-ICV para "reclamar a las autoridades de Estados Unidos que entreguen a la justicia española a los tres militares estadounidenses imputados por el asesinato del camarógrafo español José Couso en el hotel Palestina de Bagdad el 8 de abril de 2003". La proposición no realiza ninguna exigencia específica al Gobierno de EE UU, que mantiene en Irak sus tropas de ocupación.

La parte propositiva del texto es más suave, pero la exposición de motivos es tajante: "Cuatro años después del comienzo de la guerra de Irak, bien calificada de ilegal, inmoral e injusta, se constata que la guerra contra el terror no sólo no se está ganando, sino que no se le ve el final".

Ataque unilateral

"Por el contrario", insisten los grupos, "el ataque unilateral a Irak, al margen de las resoluciones del Consejo General de Seguridad, como quedó bien claro tras las afirmaciones del entonces secretario general Kofi Annan, ha desencadenado una guerra civil, una gran desestabilización en toda la zona, el florecimiento del terrorismo yihadista, cuyos efectos sufren en primera persona los propios iraquíes y la inseguridad creciente para todo el mundo, muy especialmente la de Europa, por proximidad".

"La amenaza terrorista y la inseguridad energética son amenazas muy reales y crecientes, favorecidas por esta desgraciada guerra, emprendida bajo premisas que han resultado falsas con toda evidencia, como han reconocido tanto el presidente Bush como el primer ministro Blair. La torpeza ha conducido a una pérdida de credibilidad de los valores universales fundamentales, brutalmente confrontados ante las realidades de Abu Ghraib, Guantánamo o la ejecución de Sadam Husein. En España, es evidente que la ciudadanía dejó muy clara su postura contra la guerra y contra las falsedades que la fundamentaron", insiste el texto. La Cámara "condena la decisión de iniciar una guerra contra Irak por su ilegalidad, injusticia y sus consecuencias catastróficas posteriores".

A partir de ahí, el Congreso, cuando se apruebe la iniciativa -previsiblemente en breve, dado que los socialistas disponen de un gran cupo para hacer que entre en el orden del día de alguno de los próximos plenos- instará al Gobierno, como hacen las proposiciones no de ley, a realizar cinco cuestiones genéricas, como el impulso de una ofensiva diplomática para lograr el consenso internacional, buscar "nuevos caminos para la paz" o promover en el seno de la UE una conferencia de paz y seguridad en Oriente Próximo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de marzo de 2007