Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Alfredo Liñero Rivero, empresario

Promovió la fusión de 11 conserveras para crear la sociedad FACSA

El empresario Alfredo Liñero, presidente de la Unión Asturiana de Fabricantes de Conservas y copropietario y directivo de la compañía FACSA, de Gijón, que comercializa los productos de La Polar, murió el 10 de marzo a los 74 años.

Hijo y sobrino de los dos fundadores de Litoral, la marca líder en España en platos preparados en conserva, hoy propiedad de la multinacional suiza Nestlé, Alfredo Liñero nunca abandonó el sector ni la actividad empresarial -"me jubilaré cuando fallezca", dijo el año pasado-, que compatibilizó con un compromiso político de izquierdas.

En 1969, tres años antes de que su padre y su tío vendieran Litoral a Carnation, que posteriormente traspasó a Nestlé, Alfredo Liñero promovió la fusión de 11 factorías conserveras para la creación de la sociedad Fabricantes Asturianos de Conservas, SA (FACSA), a cuyo frente se mantuvo hasta su fallecimiento. FACSA, como antaño Litoral, creada en 1935, evolucionó desde las conservas de pescado a los platos preparados enlatados.

Nacido en la ciudad de Sevilla, en el año 1933, Alfredo Liñero era licenciado en Derecho, estaba casado y era padre de seis hijos.

Logró compatibilizar su faceta empresarial con una trayectoria de hombre de izquierdas y de implicación con sectores culturales de oposición a la dictadura.

En 1967, promovió con otros progresistas una lista a las elecciones municipales del franquismo en Gijón, en la que estuvo acompañado por personas procedentes del sindicalismo católico, del Partido Comunista de España (PCE) y de otros sectores.

En el año 1973 se implicó en la organización Democracia Socialista Asturiana (DSA), que acabó fusionándose con un reducto de militantes del Partido Socialista Popular (PSP).

Tras la incorporación del PSP al Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Liñero fue concejal socialista en Gijón, aunque acabó dimitiendo y abandonando la política activa.

Siguió fiel a su ideario progresista, aunque quejoso con lo que aún el pasado julio definía como "la burocracia de la política".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de marzo de 2007