Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Las inversiones de los poderosos

Los ricos abandonan la Bolsa española

Las sociedades de inversión de las grandes fortunas miran al exterior en busca de beneficios

Las grandes fortunas ven cada vez menos recorrido de subida a la renta variable española. Así se desprende de la distribución de activos de las principales sociedades de inversión del país, a través de las que gestionan su patrimonio los más ricos. Personajes como Amancio Ortega, Alicia Koplowitz o la familia Del Pino rebajan el peso de las acciones locales en sus carteras para primar los títulos extranjeros. Los gestores de banca privada recomiendan a sus clientes diversificar geográficamente las inversiones ante el posible fin de un exitoso ciclo alcista en el Ibex 35, que dura ya cuatro ejercicios consecutivos. También altos ejecutivos y futbolistas utilizan las sociedades de inversión para sacar rendimiento a sus sueldos.

No se puede tener lo que ellos tienen. Pero queda el consuelo de saber qué hacen. Y lo que hacen las grandes fortunas como Amancio Ortega, Alicia Koplowitz o las familias Del Pino y Entrecanales, entre otros, es acelerar la salida de sus patrimonios de la Bolsa española para buscar vías alternativas de rentabilidad en los mercados exteriores. Ésa es la principal conclusión que se extrae tras comprobar los últimos datos remitidos por las mayores sociedades de inversión de capital variable (Sicav) del país, uno de los instrumentos de inversión favoritos de los ricos por fiscalidad y flexibilidad en la gestión, a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El 39,17% del dinero de las mayores SICAV está invertido en acciones extranjeras

Sectores 'recalentados' como construcción e inmobiliarias no tiene cabida en las carteras

Rosalía Mera es la que más arriesga; Isac Andic, el más conservador

Al cierre de 2005, las 45 sicavs analizadas tenían de media el 22,6% de su cartera invertido en acciones de compañías españolas y el 33,28% en títulos de empresas extranjeras. Un año después esta diferencia se ha agrandado: sólo el 19,19% de la cartera estaba en valores del mercado continuo mientras que las bolsas exteriores acaparaban el 39,17%.

Los expertos de banca privada, los muñidores del destino de las inversiones de los ricos, constatan esta tendencia. En su opinión, puede tratarse de los primeros síntomas de agotamiento de un ciclo en el que la Bolsa española ha batido al resto de plazas durante cuatro años seguidos. Hay que tener en cuenta que estas grandes fortunas, cuyas sicavs acumulan un patrimonio conjunto de 3.954 millones de euros, son un referente para el resto de inversores por sus contactos, la información que atesoran y el asesoramiento del que gozan.

"El aumento de posiciones en otros mercados es algo que nosotros estamos recomendando a nuestros clientes. Creemos que la Bolsa estadounidense y las europeas están más baratas. En España, en cambio, las valoraciones de las acciones empiezan a estar ajustadas cuando no caras, por lo que aconsejamos ser muy selectivos", sostiene Pedro Más, director de inversiones de Banif Gestión. "Es un periodo en el que prima la diversificación y la confección de carteras de inversión globales", sugieren desde BBVA Patrimonios.

Un claro ejemplo de diversificación hacia otros mercados es Amancio Ortega. El máximo accionista de Inditex es ya el octavo hombre más rico del mundo, según el listado anual de Forbes. Ortega tiene tres sicavs, Alazán, Keblar y Gramela, con un patrimonio conjunto de 1.115 millones de euros, mientras que la revista estadounidense le calcula una fortuna total de 18.300 millones (aquí se incluye, además de las sicavs, el valor a precios de mercado de los títulos que tiene en Inditex y en otras compañías cotizadas a través de sociedades patrimoniales, así como la tasación de su división inmobiliaria). Si hace un año, las sicavs del dueño de Zara tenían invertido en renta variable extranjera el 25,1% de su cartera, ahora la cantidad alcanza el 63,4%, mientras que el peso de la Bolsa española ha caído del 23,5% al 16,3%.

Además de mirar cada vez más al exterior, otra tendencia que se consolida entre los ricos es apostar por los grandes valores en detrimento de las compañías de menor capitalización. El valor favorito de Ortega, por ejemplo, es Banco Santander. En total, ha invertido en la entidad 86 millones de euros. Al empresario gallego también le gustan Telefónica y Repsol. "Creemos que es el momento de volver a los blue chips. Los grandes bancos y las empresas de telecomunicaciones cotizan a precios muy atractivos", sostiene Más.

Entre los pocos que todavía siguen apostando por las pequeñas compañías está la familia Entrecanales. A los dueños de Acciona les gusta el chicharreo, sobrenombre con el que se conoce en la jerga bursátil la inversión en valores de pequeña capitalización. Inversiones en Bolsa Siglo XXI, su mayor sicav, tiene en cartera compañías como Viscofan, CAF, Iberpapel o Miquel y Costas, entre otras.

Otra característica común entre estos inversores pata negra es la casi total ausencia en sus carteras de aquellos sectores más recalentados de la Bolsa española. Apenas hay rastro de constructoras e inmobiliarias en sus sicavs lo que indica que han empezado a aplicar aquella máxima bursátil que recomienda que "el último duro lo gane otro". La única excepción es Renta Corporación. La inmobiliaria catalana se ha convertido en una de las principales apuestas de Laxmi, la mayor sicav de Ram Bhawnani, segundo máximo accionista de Bankinter. El inversor indio sigue decantándose por los bancos como inversión favorita.

También comienzan a realizar plusvalías en el sector energético, tras el calentón que éste ha vivido como consecuencia de la oleada de movimientos corporativos. Las siete sociedades de la familia Del Pino, máximos accionistas de Ferrovial, han vendido en el último año todas sus acciones en Endesa, mientras a 31 de diciembre de 2005 tenían títulos por valor de 16 millones. También están reduciendo su exposición a Iberdrola, aunque la eléctrica vasca permanece como uno de los valores estrella de sus carteras.

A pesar del errático comienzo de año que han tenido las bolsas, las grandes fortunas españolas no parecen muy dispuestas a volverse más conservadoras. Es cierto que hay un transvase de dinero desde la Bolsa española a la extranjera, pero no así de la renta variable a la renta fija. En la actualidad, el 58,35% del dinero de las sicavs analizadas está invertido en acciones y el 41,65% en emisiones de renta fija, mientras hace un año la proporción era de 55,88% y 44,12%, respectivamente. "Hace un tiempo la renta fija era un activo interesante para diversificar las inversiones, pero ha perdido algo de atractivo en la medida en que la volatilidad de las acciones ha caído mucho", apuntan en BBVA Patrimonios.

Tal y como ocurre con los pequeños accionistas, entre los grandes patrimonios también hay diferentes perfiles de riesgo. Los hay más osados, equilibrados y muy conservadores. En la primera categoría está Rosalía Mera. La ex mujer de Amancio Ortega y segunda máxima accionista de Inditex tiene dos sicavs con un patrimonio conjunto de 503 millones de euros. El 93,8% de ese dinero está en acciones (todo en renta variable extranjera). El lado opuesto lo representa el dueño de Mango y accionista significativo de Sabadell. Isac Andic cuenta con nueve sociedades con un patrimonio conjunto de 303 millones de euros y no tiene ni un solo céntimo invertido en acciones. Todo su capital está resguardado en emisiones de renta fija.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de marzo de 2007