Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:CRUCEROS

Navegación entre lavandas

Cruceros fluviales por Europa para unas vacaciones tranquilas

Seis grandes ríos: Rin, Mosela, Elba, Loira, Volga y Danubio. Un crucero diferente. Y 30.000 kilómetros de canales navegables para descubrir sin prisa un continente de verdes orillas.

Son cruceros sin sal, pero no sosos. Castillos, yacimientos arqueológicos, pueblos de cuento y ciudades muy animadas proporcionan un espectáculo continuo, más allá de las actividades que se organizan en el interior del barco. En cubierta, un horizonte de montañas, bosques y campos de tulipanes o lavandas como alternativa a la hipnótica monotonía de las olas.

Autopistas líquidas

Los ríos Rin, Mosela, Loira, Elba, Danubio y Volga concentran la mayor parte de la oferta de cruceros fluviales en el continente. En Semana Santa, la mayorista Politours organiza un crucero de seis días (cinco noches) por el Rin, entre Estrasburgo y Amsterdam, desde 592 euros por persona, vuelos aparte.

Marsans organiza cruceros de una semana por el Danubio visitando Budapest, Esztergom, Bratislava, Viena, Durnstein, Melk, Linz y Praga, desde 1.035 euros (más tasas; consultar). Con vuelos, traslados, pensión completa, cóctel de bienvenida y cena con el capitán. Otra opción que propone este turoperador es una ruta de 12 días entre Moscú y San Petersburgo por los ríos Volga, Svir y Neva, desde 1.389 euros por persona (más tasas), con vuelos, traslados, visitas guiadas y pensión completa. Ambas ofertas requieren hacer la reserva antes del 31 de marzo.

- Politours. En agencias.

- Marsans. (902 30 60 90; www.marsans.es).

Telaraña de canales

Además de los grandes ríos, en Europa existen más de 30.000 kilómetros de cursos navegables, una red de carreteras líquidas empleadas para transportar carbón, cereales y manufacturas desde sus lugares de origen hasta los puertos y ciudades de destino durante la Revolución Industrial. Lugares como los Broads o la región de las Midlands, en el Reino Unido, o la telaraña de 7.000 kilómetros de canales y lagos interiores de Holanda, que permite recorrer todo el país sin pisar tierra. Por ellos circulan barcazas a motor de pequeño calado convertidas en apartamentos flotantes, con comodidades similares a las autocaravanas y muy fáciles de maniobrar, que se alquilan por días o semanas. Las tarifas varían dependiendo del modelo de embarcación, la ruta y duración de la travesía, la empresa y la temporada. Empresas como Crown Blue Line o la agencia española Viajes Natuca alquilan estas embarcaciones en varios países europeos.

- www.crownblueline.es.

- Viajes Natuca (932 18 60 04; www.viatgesnatuca.com).

Aromas de la Provenza

La estrella del turismo fluvial en Francia es el Canal du Midi, construido a finales del siglo XVII y declarado en 1996 patrimonio mundial por la Unesco. Una vía fluvial de 240 kilómetros al sur del país, que enlaza la ciudad de Toulouse y Sète, en el Mediterráneo. Una entre las posibles travesías, entre Castelnaudary y Port Cassafieres (una semana, 157 kilómetros, 35 horas de navegación y 64 esclusas), pasa por Carcasona, la ciudad de los cátaros. Otra opción son los 1.500 kilómetros de ríos y canales de la región de Borgoña, que permiten enhebrar una ruta de arte y viñedos por lugares como Auxerre, Dijon, Cluny, Paray-le-Monial, Vézelay, La Charité-sur-Loire o Fontenay.

La firma Orient Express tiene cinco peniches (gabarras) transformadas en hoteles flotantes de lujo con los que organiza fletes privados de una semana por los canales franceses, todo incluido, desde 3.000 euros por persona.

- www.orient-express.com; en agencias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de marzo de 2007