Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:TROTAMUNDOS | VANEXXA, CANTANTE | PROPUESTAS

En la Baja California

Vanexxa, que está de gira con su disco Se rompe o se raja, elige en un abrir y cerrar de ojos el viaje de su vida: Nueva York-El Rosarito.

¿Hace mucho tiempo?

Unos cuatro años. Quería conocer la Gran Manzana. Tenía dinero, así que me fui sola. Ahora ya no viajo sola.

¿A qué se dedicó?

A nada en concreto. Dormía en un albergue y me sentaba en la calle. Me divertí y enamoré. Pasé mucho tiempo en Central Park, donde me ponía a escribir en el césped. Conocí a un neoyorquino que iba en bici y me eché un novio australiano en el hostal. Estuve un mes.

Y de allí...

Cogí un avión a Los Ángeles y me junté con dos amigas de la infancia. Alquilamos un coche y nos fuimos a México. Llegamos a un lugar que sigue siendo mi sitio preferido.

¿Cómo se llama?

El Rosarito, un pueblo mexicano del Estado de Baja California. No teníamos reserva y llegamos a un hotel vacío que era como un circo: estaba pintado de rojo con las columnas doradas y con unos camareros de esmoquin rojo y sombrero de copa. En sus jacuzzis al aire libre servían margaritas de fresa.

¿Y a qué se dedicaron?

A estar tumbadas al sol todo el día, como lagartos. Fue como perderme en un lugar en la tranquilidad absoluta.

Y con qué se queda: ¿Nueva York o El Rosarito?

El Rosarito. México se parece más a mí: me gustan las cosas menos maquilladas. Nueva York se me queda grande.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de marzo de 2007