La lista de Conde Roa agrava la división del PP en Santiago

El candidato insta a los críticos a respetar la democracia o marcharse

La candidatura a las municipales que encabeza Gerardo Conde Roa ha reavivado los enfrentamientos en el seno del Partido Popular de Santiago. El sector oficialista ha criticado públicamente el escaso peso de la dirección de la gestora en la lista, en la que sólo repiten dos de los diez concejales. El cabeza de cartel advierte a los críticos: "Quienes no acepten los órganos democráticos del partido, mejor que se vayan".

La lista con la que Gerardo Conde Roa concurre a las municipales en Santiago ha reabierto las heridas en el PP de Santiago. El comité electoral del partido, nombrado a propuesta del propio Conde Roa, vetó el jueves, con el voto unánime de sus seis miembros, uno de los 15 nombres que el cabeza de cartel había elegido para acompañarlo en la carrera hacia las urnas.

La ex gerente de Promoción del Camino de Santiago en la Consellería de Cultura de Xesús Pérez Varela, María José Dopico, fue relevada en el comité de dirección que decidió sustituirla por la siguiente mujer en la lista para respetar la paridad. Fue en ese momento cuando el concejal popular y presentador televisivo, Jacobo Pérez Paz, pidió que la propuesta se sometiese a votación. La respuesta fue negativa y el edil compostelano decidió abandonar la reunión, después de aclarar que la candidatura no representaba a todas las corrientes del PP de Santiago que está controlado por una gestora. Los miembros del sector oficialista, que apoyó a Xosé Cuiña en el congreso de la sucesión de Fraga, creen que Conde Roa y la dirección provincial del partido han purgado a quienes entonces no avalaron sus tesis.

Ayer, el secretario general del PP en Santiago durante los últimos 16 años y hombre fuerte del partido, David Pillado, actual coordinador de la ejecutiva, se limitó a decir que la candidatura correspondía al empeño personal de Gerardo Conde Roa. Otro de sus colaboradores lamentó el exceso peso que se ha otorgado en los puestos de salida a "ex altos cargos del Gobierno de Fraga que nunca han demostrado un gran interés por el partido".

El edil Jacobo Pérez Paz fue más lejos: "Somos muchos los que pensamos que se ha perdido una buena oportunidad para cerrar la división del partido y afrontar las elecciones desde la unidad". "Me puse a disposición de Conde Roa por si había una persona que pudiese aportar más votos que yo al partido y me siento defraudado, es una candidatura de abogados, me preguntó dónde están los taxistas, los panaderos y la gente de la calle".

Conde Roa restó importancia al veto del comité electoral a su propuesta y lanzó un contundente aviso a los críticos: "Los militantes que concurren en la lista tienen tanto derecho a hacerlo como quienes se presentaron durante los últimos 16 años. Yo he escuchado a los órganos del partido, el que no acepte el régimen democrático de poderes o contrapoderes que se vaya". El candidato recordó que su apuesta en las elecciones de mayo es por la renovación y la juventud.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 09 de marzo de 2007.