Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:GALA ÉVORA | Actriz | X Festival de cine de Málaga

"Lola transformaba en magia todo lo que tocaba"

Gala Évora (Sanlúcar de Barrameda, 1983) ha superado en su primera película uno de los retos más complicados que se le pueden presentar a una actriz: dar vida a una artista contemporánea y extremadamente popular como es Lola Flores. Évora, cantante, bailarina y ex integrante del efímero grupo Papá Levante, protagoniza Lola, de Miguel Hermoso, estrenada ayer en el Festival de Málaga. Al igual que La Faraona en sus comienzos, la actriz acude a la entrevista acompañada por su madre, que se retira tras darle una tirita para una rozadura en un pie.

Pregunta. ¿Cuál es el primer recuerdo que tiene de Lola?

Respuesta. Tengo una imagen de ella como un flash en el patio de la casa de mi abuelo, en Sanlúcar. Él tocaba la guitarra y ella bailaba.

P. La pelicula transmite de Lola Flores la imagen de una persona muy sensible pero de armas tomar.

R. Es lo que tenemos todos los artistas, tanto los que estamos delante como los que están detrás de la cámara. Todos tenemos ese punto de fuerza y temperamento, pero luego no somos nadie del otro mundo. Cuando nos tocan en el corazón nos derrumbamos como los demás. Es el precio de ser artista.

P. ¿Qué opina del destripamiento sistemático de la vida de Lola en la prensa del corazón diez años después de su muerte?

R. Ni veo los programas del corazón ni presto mucha atención a los comentarios que se oyen por la calle. Pienso que la palabra artista lo dice todo. Cuando ves a alguien en la tele o admiras a alguien es por lo que es y por lo que hace, no por con quien vaya, con quien se acueste o deje de acostarse. En Lola Flores hay valores mucho más interesantes y enriquecedores que el saber a dónde va y con quien.

P. ¿Por qué cree que se las hijas de Lola Flores se salieron de la proyección previa?

R. Yo, la verdad, no sé cómo reaccionaría si viese la vida de mi madre contada por terceras personas en una película. Tiene que ser escalofriante. Todo el equipo ha puesto todo el corazón, todo el respeto y todo el cariño, pero humanamente entiendo que a la familia no le apetezca enfrentarse a algunas cosas, y recordar algunos pasajes, es normal y totalmente comprensible. No sé en qué momento se fueron, y al salir no dijeron nada. Con mucho respeto se levantaron y se marcharon.

P. ¿Qué le ha aportado Lola Flores a usted como artista?

R. Siempre ha sido un referente en mi carrera, pero ahora, al conocerla más profundamente, me quedo con toda ella, porque es para comérsela. Todo lo que tocaba lo transformaba en magia. No he visto persona más mágica y mas especial. La veías encima del escenario y te dejaba boquiabierto. Y como persona, ¿se puede encontrar a alguien con más calidad humana, que abría las puertas de su casa hasta su peor enemigo? Ha sido un privilegio haberla hecho un poco mía.

P. ¿Cuál ha sido la escena que más le costó interpretar?

R. Sin duda, aquéllas en las que tenía que desnudarme delante de la cámara (ríe). Me costó la misma vida como persona y como actriz.

P. ¿Qué le dijo su madre cuando la vio desnuda?

R. Ella no ha visto la película aún. La ve esta noche [por anoche] y le voy a tener que dar un valium o un lexatín (risas).

P. La película muestra una Lola Flores muy rompedora para su época.

R. Lola era muy liberal pero con mucho respeto. En su vida privada Lola jamas ha tenido que avergonzarse de algo y yo jamás hubiese hecho o aceptado un papel que hubiese manchado el nombre de Lola. Jamás, por muchos millones que me hubiesen puesto encima de la mesa. Hay valores mas importantes que la cartilla del banco.

P. Camarón ganó el Goya ¿y Lola?

R. Yo lo recibiría con los brazos abiertos, como todos los aritstas, pero un premio no me va a descubrir a mí los valores que tengo. Yo lo que tengo es que trabajar mucho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de marzo de 2007