El complejo de Uribitarte tendrá ascensores para discapacitados a finales de año

El Ayuntamiento de Bilbao anunció ayer que habrá dos ascensores públicos para finales de año en el complejo urbanístico de Uribitarte, diseñado por el arquitecto japonés Arata Isozaki, para facilitar la accesibilidad de discapacitados y personas con problemas de movilidad. La conexión inaugurada el pasado miércoles entre la pasarela peatonal de Santiago Calatrava - que cruza la Ría desde el Campo Volantín- con la gran escalinata que recorre el complejo arquitectónico de Uribitarte y conecta con el Ensanche había suscitado críticas entre vecinos y colectivos de discapacitados por la falta de accesos adecuados.

El consistorio bilbaíno precisó ayer que los ascensores "ya estaban contemplados en el proyecto" pero que, al construirse en los edificios previstos en el complejo, se debe esperar a la conclusión de las obras. Con ello, se podrá acceder directamente a las rampas de Uribitarte, donde hay una fuerte pendiente, para llegar finalmente hasta el Ensanche.

Fuentes municipales aseguraron que era "inviable" construir rampas mecánicas para llegar a la altura del Ensanche. El primero de los ascensores, ubicado en el rascacielos de 82 metros más cercano al Guggenheim, podría estar en funcionamiento en julio.

La conexión desde la Ría al centro de Bilbao está envuelta en la polémica tras la denuncia presentada por Calatrava, al considerar que la conexión de su pasarela con el complejo de Isozaki ha vulnerado su obra. Ha pedido que se restituya a su situación original o, en caso contrario, se le indemnice con un mínimo de tres millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 06 de marzo de 2007.