Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ejecutivas gallegas cobran la tercera parte que los hombres

El sueldo medio de una mujer directiva es de 17.542 euros al año

El sueldo medio de las directivas gallegas es tres veces menor que el de los hombres. Es el dato más llamativo de un estudio elaborado por UGT Galicia con datos oficiales de 2006 sobre la situación laboral de la mujer. El salario medio de una ejecutiva es de 17.542 euros brutos al año; el de un directivo está en 49.305 euros anuales. Mañana se conmemora el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Las mujeres gallegas cuestan menos que los hombres en el mercado laboral, tienen mayor precariedad, más alta temporalidad, más paro y tardan más en lograr un contrato indefinido. El sindicato UGT ha analizado el problema laboral de la mujer en Galicia en un amplio estudio con datos de 2006. Sólo ha encontrado un rasgo positivo: la situación está cambiando. En 2006, de los 34.100 empleos netos creados en Galicia, 28.700 fueron ocupados por mujeres.

La diferencia salarial media en 2006 entre trabajadoras y trabajadores gallegos fue del 25%, frente a un 15% de media europea. La mayor distancia se encuentra en los cuadros directivos. No sólo hay muchas menos mujeres ejecutivas (37.100) que hombres (53.300), si no que la diferencia salarial es de un 64% en favor de los varones. El dato incluye la media salarial de todos los puestos directivos en empresas privadas y administraciones públicas en empresas o departamentos con más de 10 empleados.

Aunque el UGT no lo analiza, otros estudios revelan que la brecha es aún mayor en la propiedad de empresas y puestos de primer ejecutivo (presidente o consejero delegado) en las 32.000 principales sociedades privadas con sede en Galicia.

Mercado laboral

Las mujeres ya empiezan perdiendo en su incorporación al mercado laboral, con una tasa de actividad del 45,8%. Dicho de otro modo, de las 1,24 millones de mujeres residentes en Galicia, más del 54% sólo trabajan en su casa y ni buscan ni pretenden un empleo remunerado.

En total hay 567.900 mujeres en el mercado de trabajo, de las que 65.000 están paradas y el resto ocupan un empleo. El resultado es que, aunque la tasa de actividad ya es más baja que la de los hombres, la tasa de paro femenino es, aun así, mucho más elevada: un 11,4% ellas, frente a un 7% de paro masculino. Pero la peor cifra de paro femenino se registra en las menores de 25 años (23,3%), donde es el doble del de los chicos.

Y cuando encuentran trabajo, es en precario. La tasa de precariedad femenina alcanza el 39%, frente al 32% de la masculina.

Las mujeres son las trabajadoras mayoritarias en la industria alimentaria (conserveras, lácteas, cárnicas, avícolas), en el textil, madera y papel. También en el comercio, hostelería y servicios sociales, así como en el funcionariado de la sanidad y educación y en servicios privados como las agencias inmobiliarias o los servicios empresariales. La mayoría femenina es abrumadora en los puestos de mayor preparación (técnicos, profesionales, científicos e intelectuales). En Galicia hay 75.200 empleadas, frente a 57.300 empleados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de marzo de 2007