China aumenta el gasto militar más del 17% para seguir los pasos de India y Japón

Pekín destinará cerca de 35.000 millones de euros a la modernización de su Ejército

China incrementará un 17,8% el gasto militar este año, hasta alcanzar 350.920 millones de yuanes (34.300 millones de euros), según anunció ayer Jiang Enzhu, portavoz del Parlamento, en el marco de la sesión anual de la Asamblea Popular Nacional, que hoy comienza en Pekín. La cifra representa, sin embargo, un incremento del 23,6% respecto al presupuesto de 2006 anunciado durante la asamblea del año pasado, y que fue fijado en 283.800 millones de yuanes. Se trata de la mayor subida que experimenta el presupuesto militar en los últimos cinco años.

Más información

Jiang aseguró, repitiendo la tradicional posición del Gobierno, que China no supone ninguna amenaza para ningún país, y que ha aumentado su gasto en defensa "en consonancia con su desarrollo económico" y para modernizar su Ejército.

El portavoz remarcó que el gasto militar chino sigue siendo bajo si se compara con el de otras potencias, tanto en valor absoluto como en relación al PIB (producto interior bruto). Pekín asegura que supuso el 6,2% del estadounidense, el 52,6% del británico o el 67,5% del japonés. En proporción al PIB, afirma que fue del 1,35%, frente al 4,03% en el caso de EE UU.

Según el Pentágono, sin embargo, el gasto real chino es entre dos y tres veces el anunciado oficialmente, y el segundo más alto del mundo después del norteamericano. Pekín no incluye en sus números gran parte del dinero que destina al desarrollo y compra de armamento y a programas secretos. Por su parte, la Administración del presidente George W. Bush ha solicitado para el Departamento de Defensa, en el año fiscal que comienza el próximo octubre, 484.100 millones de dólares (367.020 millones de euros), cifra que no cubre las operaciones militares en Irak y Afganistán.

Pekín tiene en marcha un amplio programa de modernización del Ejército -que está integrado por 2,3 millones de personas-, con objeto de bascular de una tropa cuya fuerza se basa en la cantidad a otra tecnológica y dotada del armamento más avanzado. "Debemos incrementar nuestro presupuesto militar porque es importante para la seguridad nacional. Debemos modernizarnos porque en conjunto nuestras defensas son débiles, y nuestros oficiales no están pagados adecuadamente", señaló Jiang.

El portavoz parlamentario insistió en que "China no tiene ni los medios ni la intención de entrar en una carrera de armas con ningún país", y enfatizó que el Gobierno "persiste en la senda de la paz y del desarrollo".

No lo ve así Estados Unidos, que ha multiplicado en las últimas semanas sus críticas por lo que considera la falta de transparencia militar del país asiático, especialmente después de la prueba de destrucción de un satélite meteorológico mediante un misil balístico llevada a cabo por Pekín en enero.

La preocupación por el creciente poderío chino también ha surgido en otros países de la zona, como Japón e India, que están incrementando sus presupuestos de defensa. El primer ministro japonés, Shinzo Abe, pidió el martes pasado a su vecino más transparencia.

Un soldado que hace guardia en la plaza de Tiananmen gesticula ante los fotógrafos ayer en Pekín.
Un soldado que hace guardia en la plaza de Tiananmen gesticula ante los fotógrafos ayer en Pekín.REUTERS

400 misiles de EE UU en Taiwan

El habitual sentimiento de amor y odio que preside las relaciones entre China y Estados Unidos -el primero, por los fuertes intereses comerciales mutuos; el segundo, por la rivalidad política- ha sufrido un nuevo golpe. La decisión de Washington de vender más de 400 misiles a Taiwan por valor de 421 millones de dólares (320 millones de euros) ha provocado la ira de Pekín, que ha pedido a Washington que cancele el pedido. La operación incluye 218 misiles avanzados aire-aire de medio alcance y otros 235 del modelo Maverick, así como piezas de repuesto y equipos de mantenimiento.

Según la Agencia de Cooperación para la Defensa de la Seguridad estadounidense, la venta "ayudará a mejorar la seguridad del receptor y a mantener la estabilidad política, el equilibrio militar y el progreso económico en la región".

Los misiles serán utilizados para equipar la flota taiwanesa de aviones F-16. Washington está obligado por ley a ayudar a Taiwan en su política de defensa, según el compromiso adquirido en 1979 cuando basculó sus relaciones diplomáticas en favor de Pekín.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 04 de marzo de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50