Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los clientes morosos de móviles podrán cambiar de compañía

Las operadoras tendrán que facilitar el traslado en cinco días

Los clientes de telefonía móvil podrán cambiar libremente de compañía conservando su número de teléfono aunque mantengan una deuda con su operadora anterior. Así consta en la nueva normativa aprobada por la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT) para aumentar la competencia. La regulación obliga a las compañías a reducir el plazo para tramitar el cambio a cinco días hábiles.

Tener una deuda o un impago con la compañía de móvil no será un impedimento para cambiar de operadora llevándose el número telefónico mediante el mecanismo conocido como portabilidad.

De esta forma, a partir del 15 de abril -fecha de la entrada en vigor de la nueva normativa-, se pondrá fin a la práctica habitual de las operadoras que exigían a los clientes que estuvieran a día en los pagos antes de tramitar la solicitud de cambio de compañía.

La CMT, que aprobó la nueva normativa, entiende que las operadoras no pueden ir en contra de un derecho reconocido de los usuarios como es el de portarse a otro operador conservando el número, "cuando existen otras fórmulas legales para conseguir la recuperación de los saldos pendientes".

La medida afectará especialmente a los clientes de prepago que tenían muchas dificultades para portarse, puesto que se les denegaba la solicitud por deudas muy pequeñas -entre uno y cinco euros- y luego se les obligaba a recargas superiores.

Por su parte, las compañías y, en especial, Movistar, Vodafone y Orange, han puesto el grito en el cielo ante esta medida. Entienden que con ella se propiciará precisamente que los clientes morosos se cambien sucesivamente de una compañía a otra para eludir los pagos.

En la misma línea, la nueva regulación recoge también la reducción del plazo de portabilidad en un día y medio hábil en total, de forma que el tiempo máximo para completar un cambio sin incidencias queda reducido a cinco días hábiles desde que el usuario firma la solicitud para cambiar de operadora.

Asimismo, los operadores deberán mejorar la información que aportan a los usuarios en cuanto al estado de la petición de cambio. También se eliminan el trámite del envío incondicional entre los operadores de las copias firmadas por el cliente. No obstante, para evitar que se tramiten solicitudes sin el consentimiento del abonado (práctica conocida como slamming), la CMT permitirá que, cuando existan dudas sobre la acreditación o haya una reclamación por parte del cliente, el operador donante pueda pedir la solicitud original y el usuario pueda volver a darse de alta con su operador.

La regulación también concede un papel protagonista en la tramitación de las solicitudes a las nuevas compañías que han irrumpido en el mercado, la mayor parte sin red propia. Los operadores de telefonía móvil se intercambiaron 3.527.094 números en 2006 por el procedimiento de la portabilidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de marzo de 2007