Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Teatre Nacional ganó 36.000 espectadores en 2006

El Teatre Nacional de Catalunya (TNC) ganó 36.000 espectadores en 2006. Un total de 169.104 personas pasó por alguna de sus tres salas a lo largo del año, según el balance presentado ayer. El teatro registró una ocupación media del 71,96%, 10 puntos por encima de la obtenida en 2005. En total se programaron 22 espectáculos, y los de más éxito fueron los recitales de Serrat (100% del aforo lleno), Raimon (96,62%), y los montajes teatrales The Canterbury tales a cargo de la Royal Shakespeare Company (93,92%) y Panorama des del pont (92,71%), con dirección de Rafel Duran.

Para los responsables del teatro, el rasgo más destacado del pasado ejercicio fue el superávit generado, al establecerse una diferencia positiva de 433.534,73 euros entre los ingresos y los gastos. El TNC cerró así el año con un presupuesto de 15.944.327,30 euros, el 75% de los cuales corresponde a la aportación de la Generalitat y el resto a los ingresos propios del teatro (venta de entradas, patrocinios, giras...).

El lastre de los préstamos

Casi la mitad del presupuesto se destina a los costes de estructura del TNC, con 135 personas en plantilla y una superficie construida de 25.000 metros cuadrados que, como señaló ayer el consejero delegado del teatro, Joan Francesc Marco, "hay que mantener". A la actividad artística le corresponde el 37% (5.724.529,58 euros), un porcentaje que a decir de Marco resulta muy ventajoso si se compara con el de la mayoría de los teatros públicos europeos, aún más lastrados por los gastos de mantenimiento y personal. De cualquier modo, uno de sus objetivos es mejorar el equilibrio entre ambas partidas (estructura y actividad artística). En el TNC se confía en ir haciéndolo cada año y especialmente a partir de 2009, cuando se acabarán de amortizar los préstamos solicitados para construir el edificio, que actualmente absorben el 13% del presupuesto.

De los 22 espectáculos presentados el pasado año, 15 fueron montajes teatrales, 2 musicales y 5 de danza, un género que ha incrementado notablemente su presencia en la programación del TNC, y además lo ha hecho con el favor del público. El mejor ejemplo es el J'arrive de la coreógrafa Marta Carrasco, que se saldó con una ocupación del 85,37%. Peor les fue a los nuevos creadores teatrales presentados en el teatro, cuyos espectáculos tuvieron una ocupación media del 46,09%. El pasado año, las producciones y coproducciones del TNC salieron menos de gira que en 2005. Y ello a pesar de la voluntad manifestada en el teatro -y la Generalitat- de incrementar su presencia en el territorio catalán. El descenso obedece, dijo Marco, a la envergadura que acostumbran a tener los montajes de la Sala Gran. "Nuestra vocación es la de tener la mayor presencia posible, pero no por ello podemos condicionar los criterios artísticos de los espectáculos", indicó Marco. Sentado a su lado durante la presentación del balance, el director del TNC, Sergi Belbel, asentía a sus reflexiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de marzo de 2007