Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:A LA PARRILLA

Amin

Los que celebren el éxito de la película El último rey de Escocia y la interpretación que Forest Whitaker hace de Idi Amin Dada pueden completar su experiencia recuperando el relato que Albert Sánchez Piñol dedicó a Amin en su ensayo Payasos y monstruos. Allí se reproduce una de las frases preferidas del dictador de Uganda: "Me gustan los problemas: hacen funcionar el cerebro". Si desean presenciar un festival de delirio realista, en cambio, recuperen el documental Géneral Idí Amin Dada: autoportrait. Lo dirigió Barbet Schroeder, con la ayuda de Néstor Almendros, y puede adquirirse en DVD en el pack de tres películas que hace poco se publicó en Francia. El documental, que sigue al general por distintas visitas populistas, no ha envejecido e incluye algunos primeros planos magistrales que retratan el complejo poder mediático de Amin. En el documental se suceden los datos e imágenes de un dictador que utiliza las cámaras para darse todavía más importancia de la que cree tener y exponer sus tragicómicas ideas. Viendo a Whitaker asombrando a los cinéfilos del mundo cinematográfico, seguro que Amin habría considerado que nadie mejor que él para interpretarse a sí mismo. Su historia, recreada a través de una ficción que nos remite al documental de Schroeder, es también la de un país gobernado por un psicópata que, en sueños, vio que tenía que expulsar a todos los hindúes, que presumía de una Marina compuesta por hombres rana y que repudió a tres de sus esposas por no ser lo bastante revolucionarias. En el documental también aparece, para amenizar uno de los actos de propaganda del dictador, una orquesta que lleva el sintomático y poético nombre de Suicide Revolutionary Jazz Band.

Otro tipo de suicidio lo vimos en Díselo a Jordi (Tele 5), un programa de testimonios a medio camino entre El diario de Patricia y La hora de la verdad. Salió un adúltero que intentó reconciliarse con su esposa con el siguiente argumento: "No he estado con ninguna otra mujer y mucho menos con mi ex". Más sospechoso, imposible.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de febrero de 2007