Reportaje:

Mapfre y Mutua se pelean por Madrid

El mercado de la capital es el origen del duro conflicto entre las dos aseguradoras

Los más veteranos del sector dicen que sólo era cuestión de tiempo. Mutua Madrileña y Mapfre han hecho público un enfrentamiento larvado desde hace dos años y que cada mes subía de tono. La fuerte personalidad de José María Rodríguez Pomatta, presidente de la Mutua, ha ayudado a que las acusaciones sean muy notorias. El máximo responsable de la empresa madrileña acusó a Mapfre, la semana pasada, de presentar una cuenta de resultados "basada en hipótesis como las que marcaron el comienzo de escándalos como Enron", y pidió la intervención de la CNMV.

Mapfre reaccionó abandonando el comité ejecutivo de la patronal, Unespa, mientras estuviera presente la Mutua. También advirtió de que no coincidirá en ningún foro con su rival "hasta que se presente una rectificación pública".

Esto sólo es la punta del iceberg. Debajo se esconde un enfrentamiento comercial que se inició en 2004 y siguió años después. Mutua Madrileña, líder absoluto en la capital en seguro de coches (con el 42% del mercado), inició hace dos años una expansión geográfica por toda España y entró en otros ramos, como salud, hogar, etcétera. Mapfre, la primera en España, pero con baja cuota en Madrid (sólo el 14,4%), respondió con duras campañas comerciales en la capital, que incluían rebajas de más del 50% de la prima para los clientes de la Mutua. No hay que olvidar que Mapfre es la empresa líder en el sector seguros, con el 13,45% de cuota, frente al 2,59% de Mutua, que ocupa el puesto 14. En coches, Mapfre tiene el 19% en España (también es la primera) y Mutua el 9,39%, lo que le sitúa en cuarto puesto tras la fusión de AXA y Winterthur, según el ranking oficial de ICEA.

Para la empresa de Pomatta, el negocio de Madrid es el corazón y el pulmón porque es la base con la que se financia la expansión en Valencia, Sevilla y Barcelona. Por eso consideró el ataque como un hecho sumamente grave. "Había un statu quo no escrito en este sector, tradicionalmente muy inmovilista", explica un experto, "por el que la Mutua era casi intocable en Madrid (donde tenía el 90% de sus ingresos) y Mapfre reinaba en el resto de España".

Pomatta, un abogado ajeno al sector, alteró el equilibrio y la empresa presidida por José Manuel Martínez, atacó este campo porque también necesitaba crecimiento. A principios de 2005, Pomatta mantuvo un almuerzo con el máximo responsable de Mapfre. Según fuentes cercanas a las dos empresas, ambos acordaron rebajar el enfrentamiento. Sin embargo, en la práctica, la guerra comercial en la calle apenas perdió fuerza, lo que enfureció a Pomatta, que incluso trató el tema con las autoridades.

Desde que se anunció el proceso por el que Mapfre pasará de mutua a sociedad anónima cotizada, las críticas de la Mutua se hicieron habituales. Ahora, cuando faltan unos días para la que CNMV autorice la incorporación a Bolsa, la Mutua pide a la Comisión de Valores que intervenga contra Mapfre "para evitar un nuevo Enron". El proceso de Mapfre no ha sido ajeno a críticas por el escaso dinero que han recibido los mutualistas y la falta de información, pero Pomatta no ha ganado amigos. Tras sus declaraciones, la CNMV afirmó que Mapfre cumple la ley; el comité ejecutivo de Unespa reprochó las acusaciones de la Mutua y la Dirección General de Seguros no mediará, pero cree que "la situación no favorece al sector".

¿Qué ha ganado Mutua? Los veteranos coinciden en que "públicamente se ha comparado y ha atacado al líder, que le ha respondido, con lo que ante el público parece que es su gran competidor, cuando en realidad está a bastante distancia. Es decir, logra visibilidad".

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS