Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tribunal del 11-M pide desclasificar un documento del CNI invocando el derecho de las víctimas

El tribunal del 11-M ha dictado un auto por el que acuerda solicitar al Gobierno la desclasifi-cación de un informe del CNI elaborado el 19 de marzo de 2004, a raíz de la visita que uno de sus miembros con residencia en Oviedo realizó a Avilés en compañía de cuatro policías para entrevistarse con el ex minero José Emilio Suárez Trashorras, entre el 15 y 18 de marzo, cuando el PP todavía estaba en el poder.

El documento, que no va firmado, aunque tiene la clasificación de confidencial, detalla el encuentro con el ex minero, en el que facilitó abundante información sobre unos islamistas, "unos moros de Madrid", que, según creía estaban detrás de los atentados del 11-M porque les había oído elogiar los atentados contra las Torres Gemelas mientras trapicheaba con ellos y les informaba de que tenía explosivos a su disposición. En el documento no se menciona que Trashorras mencionara a ETA o a algún etarra, sino a un tal Mowgli, apodo de Jamal Ahmidan, El Chino, con quien había contactado gracias a las gestiones de otro marroquí llamado Rafá, en referencia a Zouhier.

El Gobierno había mostrado su disposición a desclasificar ayer el documento del CNI, pero el tribunal del 11-M no tiene prisa y no ha remitido la exposición razonada que exige el procedimiento regulado en la Ley de Secretos Oficiales y que debe cursarse al ministro de Defensa, a través de la presidencia de la Audiencia Nacional y de la del Consejo del Poder Judicial. Por tanto, el asunto no entró ayer en lo tratado por el Consejo de Ministros, aunque con toda probabilidad, el documento será desclasificado en la próxima reunión del Ejecutivo.

Derecho a un juicio justo

En el auto dictado ayer, el tribunal destaca que el carácter reservado de la información "no debe constituirse en obstáculo insalvable para la investigación y/o enjuiciamiento de hechos delictivos por parte de los órganos judiciales competentes cuando, de la ponderación de los valores en juego y de los intereses en conflicto, resulte razonablemente asumible la limitación o sacrificio de los bienes jurídicos de menor entidad".

El tribunal esgrime el derecho de las víctimas a la tutela judicial efectiva, del derecho a un juicio justo con todas las garantías, a la defensa y a la libertad como contrapunto a la seguridad del Estado o a poner en peligro la eficacia, las fuentes de información, los medios o los procedimientos operativos de los servicios secretos, así como la integridad física de los agentes operativos.

Los magistrados recuerdan que se trata del juicio por el mayor atentado terrorista acaecido en Europa y que el prestigio de España en el exterior no mermaría por la desclasificación, sino que se vería acrecentado. Además, la divulgación de la información clasificada tampoco debe ser un obstáculo, puesto que Trashorras, que es el informador va a declarar en audiencia pública.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de febrero de 2007