FORO DIGITAL
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

¿Ha desprestigiado la telebasura a la profesión periodística?

Si la policía persiguiera a la gente como lo hace la prensa rosa, se la acusaría de acoso. Se le permite a esta prensa de cotilleos lo que no se le permite a la policía para perseguir el delito. Lo que la telebasura desprestigia es el Estado de derecho, las libertades y los derechos individuales, y lo que revela es una sociedad que practica con inusitada ligereza el sadismo. Rosqui.

La prensa escrita, la radio y los telediarios también tienen su basura y amarillismo. Ammu.

La profesión periodística no necesita de la telebasura para estar desprestigiada. Durante la transición, los periodistas lograron unir a su alrededor a todos aquellos que intentábamos conseguir una vida mejor, alejada del régimen fascista. Aquello ha cambiado y hoy la profesión periodística -en diarios, emisoras de radio y cadenas de televisión- está al servicio de sus patronos. Pacoalapont.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

La basura no sólo la podemos encontrar en programas de televisión de todos conocidos, sino también en aquellos que no hace mucho se alineaban con la mentira y la guerra del lado del Trío de las Azores. Gavilani.

No lo creo. No se puede considerar periodistas a ese tipo de informadores; habría que inventar un nuevo término. El daño no se lo están haciendo a la profesión periodística, sino a los niños y los jóvenes, personas influenciables que asumen como real ese universo completamente ficticio. Sabu.

Igual que distinguimos perfectamente entre médicos y curanderos, abogo por hacer la distinción entre periodistas y chafarderos. Blimbin.

La opinión pública sabe diferenciar lo que es un buen periodista de los que se autodenominan periodistas. Un claro ejemplo es cómo la población tinerfeña abucheó a algunos participantes del Carnaval. Vito Brando.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS