Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CINE

Luisma espera su segundo 'oscar'

Luisma Lavín, Tasio García y Miguel Ángel Fuertes trabajan en la película 'Avatar', de James Cameron

Luisma Lavín espera su segundo oscar. El primero lo ganó por King Kong; el segundo puede ser por Happy Feet. Este cántabro de 41 años, junto al sevillano Tasio García y el madrileño Miguel Fuertes, es uno de los tres españoles que se fueron al fin del mundo, Nueva Zelanda, para demostrar sus habilidades con el 3D. Trabajan en Weta, la empresa más prestigiosa en animación 3D. Su fama mundial llegó con sus trabajos para El señor de los Anillos y King Kong, dirigidas por el neozelandés Peter Jackson.

Lavín fue contratado hace dos años por Weta. "Mi misión era darle expresividad a la cara de King Kong en el momento de ser apresado; esos ojos que miran a la chica, como diciéndole: me has traicionado. Un par de segundos en la película, pero meses de trabajo".Antes de King Kong, Lavín, estudiante de Físicas, se había pateado todo el 3-D de Madrid y Barcelona, "Estromboli Animation, Miopia, MaxPic, Admira... gente extraordinaria y con trabajos buenísimos, pero a base de bregárselo mucho, sin vacaciones, con mucho voluntarismo; sin un respaldo financiero, sin una industria, y así no se puede tirar toda la vida".

Lavín emigró a Londres y desde allí envió un currículum a Weta, que había saltado a la fama con sus trabajos para El Señor de los Anillos. Lo contrataron para los últimos toques de King Kong, cuando más de 500 personas trabajaban contrarreloj para entregar la película a tiempo; pero al día siguiente de acabarlo, la mayoría estaban en la calle, entre ellos el español.

Fuera de España, los especialistas 3D sí que tienen futuro, vengan de donde vengan. A los pocos días le llegó a Lavín una oferta de la australiana Animal Logic para incorporarse a Happy Feet. Y saltó a Sidney por seis meses.

"Yo era editor de animación. Semanalmente, el propio director, George Miller, nos reunía para marcarnos el ambiente de las secuencias. Había gente del equipo especializada en planos con tap-dancing, otros en coreografias, y otros, como yo, en drama y planos de acción. De mi trabajo tengo predilección por la escena en que Ramon canta My Way con Mumble haciendo playback y los adelies palmeando".

Acabado Happy Feet, Weta le volvió a llamar, pero esta vez para siempre. "Me dieron facilidades para traer a mi familia. Te resuelven la vida para que no te encuentres solo. Hasta te enseñan a conducir por la izquierda".

El trabajo de Tasio García es más duro de explicar. Sevillano de 37 años, es informático de sistemas, aunque pronto empezó a estudiar gráficos 3-D por ordenador, tanto a nivel matemático como práctico. "Es decir, el desarrollo de programas implementando diferentes algoritmos e ideas, sobre todo modelos de iluminacion y rendering foto realista", explica García.

La tecnología, al límite

Antes de arribar a Wellington (Nueva Zelanda), García trabajaba en Toronto (Canadá), en el departamento de I+D de Eyeon. El proceso se repitió. "Me enteré de que Weta estaba buscando desarrolladores para un nuevo proyecto, envié mi currículum por Internet y varios meses después me llamaron para contratarme".

"Mi trabajo consiste en proporcionar soluciones a los problemas de los artistas. Aquí se utilizan varios paquetes de programas, como Maya o RenderMan, pero están pensados para un uso general, y a veces no ofrecen la solución que se necesita, ya sea por la complejidad de la escena o por los tiempos de cálculos que se necesitan. Nuestra tarea es dar la solución, o sea, nuevos programas de uso interno. Ponemos la tecnología al límite y cuando lo sobrepasamos, creamos tecnología que ponga el límite un poco más lejos. Es un juego que no tiene fin, porque la próxima película volverá a sobrepasar el límite, y ahí estaremos".

Trabajar en Weta es "el sueño de cualquier desarrollador I+D en gráficos", dice García. "Aquí hay gente de mucho nivel, con la que aprendes cosas que ningún libro ni seminario avanzado te pueden enseñar".

De los tres españoles de Weta, el de más largo currículo es el madrileño Miguel Ángel Fuertes, que con 49 años ha dejado huella en ET, Stars Wars, Parque Jurásico, Men in Black... "Llevo 25 años trabajando en animación con Lucas, Spielberg, Ang Lee y George Miller". Fuertes también aspira al oscar por Happy Feet, aunque compite con Cars, la última obra de la factoría Pixar, en la que también varios españoles muestran sus habilidades en el cine por ordenador.

Mientras esperan, Lavín, García y Fuertes trabajan en la próxima película de James Cameron, Avatar, para, como dice García, sobrepasar otra vez los límites del 3-D.

WETA: www.wetanz.com

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de febrero de 2007