Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivero y Sanahuja pagarán 600 millones si incumplen su pacto

Lara se inclina por conservar un mínimo del 5% de Metrovacesa

Los rivales por el control de Metrovacesa, la familia Sanahuja y el tándem del presidente de la empresa, Joaquín Rivero, y el empresario valenciano Bautista Soler, se han comprometido a pagar una cara multa, de 600 millones como mínimo, si incumplen el acuerdo al que han llegado para repartirse la inmobiliaria. El resto de accionistas tendrá que decidir con qué parte se queda. El presidente del grupo Planeta, José Manuel Lara, que ha mediado en la solución salomónica del conflicto, se inclina por conservar un mínimo del 5% en la nueva Metrovacesa controlada por los Sanahuja.

MÁS INFORMACIÓN

"Todos los contratos prevén el pago de daños y perjuicios en caso de incumplimiento, nosotros hemos optado por cifrar esa compensación en 600 millones, y no dejarlo en manos de un juez, para que cualquiera de las partes tenga una duda más que razonable a la ahora de bajarse del pacto", señaló ayer una fuente cercana a los accionistas.

El resto de socios en Metrovacesa tendrán que decidir ahora si se convierten en accionistas de la francesa Gecina y de la futura compañía que se creará en España -es decir, si siguen a Joaquín Rivero, y a Bautista Soler-, o bien se quedan en la nueva Metrovacesa controlada por los Sanahuja, que tras la segregación, estará centrada en España, con activos en Francia.

La familia Lara se inclina prioritariamente por la nueva Metrovacesa de los Sanahuja, dueños de la promotora catalana Sacresa. "Como mínimo, nos quedaremos con un 5% del capital en Metrovacesa", explicó ayer José Manuel Lara, cuya familia controla un 5,1% del capital de Metrovacesa en sus dimensiones actuales desde diciembre.

Lo que Lara aún no había acabado de decidir ayer es si todas sus acciones actuales van a ir a parar a la nueva Metrovacesa -en ese caso, su participación sería de en torno al 9%, según las estimaciones del propio empresario- o si una pequeña parte irá a alguna de las empresas que pasarán a controlar Rivero y Soler. Lara, que compró el 5,1% de las acciones de Metrovacesa a Bancaja en plena guerra por el control de la empresa, pasó siempre por ser un aliado de Sanahuja en su enfrentamiento con el presidente de la inmobiliaria. Sin embargo, su papel ha ido más allá y ha intervenido en la solución salomónica pactada.

"Es cierto que he mediado", admitió ayer en la localidad de Palau Solità i Plegamans (Barcelona), en la sede de Mango, "era la única solución y así se lo he dicho esta mañana al presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)", Manuel Conthe. Éste le llamó para conocer su parecer y sus intenciones en Metrovacesa.

Queja de los minoritarios

Otros accionistas como la Caja de Castilla-La Mancha y Prasa son considerados aliados de Joaquín Rivero, así que algunas fuentes cercanas a Metrovacesa esperan que sigan los pasos de Rivero y Soler.

La reunión que hoy celebrará el consejo de administración de la inmobiliaria, que analizará el acuerdo, les ayudará a decidirse. El consejo también tratará la dimisión del consejero delegado, que ha presentado su dimisión irrevocable "por motivos de índole personal".

De momento, dos asociaciones de accionistas minoritarios criticaron ayer el acuerdo sobre Metrovacesa. Un portavoz de la Asociación de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (AEMEC), tildó de "cuestionable" el modo de valorar las acciones de la compañía -76,7 euros por título de Metrovacesa, un 35,8% menos que el último cierre-. El presidente de Accionistas Asociados, Joaquín Ferrer, criticó duramente a ambas partes. "A los accionistas minoritarios nos deja tirados con una oferta por debajo del valor real del mercado", dijo a Servimedia.

La CNMV anunció ayer que Metrovacesa volverá a cotizar hoy, pero que no se pronuncia aún sobre la legalidad de las operaciones diseñadas para la partición de la empresa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de febrero de 2007