Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El triunfo del portátil

Este año se venderán más ordenadores 'móviles' que 'fijos' en España, por la bajada de precios, el aumento de prestaciones y la tendencia a la movilidad

Todos coinciden: ha sido el año del portátil. En 2006, este mercado superó al del PC sobremesa en valor (los portátiles son más caros), y se quedó a muy poca distancia en unidades: según datos de IDC se han vendido 2,1 millones de portátiles en el año (un 29% más que en 2005), frente a 2,2 millones de sobremesa (un crecimiento del 7,4%). Todas las previsiones apuntan a que, en 2007, el portátil ya será la primera opción de los clientes españoles. "Ha sido un boom impresionante", ratifica Isla Ramos, directora general de Lenovo en España.

Detrás del éxito del ordenador portátil (un producto que, hace unos años, sólo unos pocos podían permitirse) hay varias razones. Una de las principales es la bajada radical de los precios que ha vivido este producto desde hace dos o tres años, y el aumento paralelo de prestaciones. Hace unos años, comprarse un portátil significaba gastarse mucho dinero en un ordenador que se colgaba con facilidad, era imposible de transportar sin arriesgarse a sufrir una hernia y podía dejarle a uno colgado en cualquier parte (las baterías duraban muy poco) e, incluso, quemarle las piernas (se calentaba mucho). Un portátil puede ahora competir con un PC de sobremesa en componentes (como la rapidez del procesador), aunque sigue habiendo una importante brecha de precios a igualdad de prestaciones.

Los fabricantes de este mercado aumentan sus ventas por encima del 25% anual. Los de PC de sobremesa rondan el 15%

La sofisticación de los propios usuarios es una segunda razón. Según explican todos los fabricantes de este mercado, los clientes ya no dicen "quiero un portátil", porque ya no hay un portátil. Los usuarios tienen distintos requerimientos en prestaciones técnicas, peso, seguridad, conectividad, duración de la batería o capacidades multimedia (como pantallas panorámicas). Y para cada uno de ellos hay un portátil.

"Este producto, que antes era elitista, ahora es de volumen", dice Antonio Guzmán, director general de Acer.

Hasta el diseño importa: el crecimiento del estiloso Vaio de Sony (cuyas ventas al consumidor han crecido un 108,7% según datos de Gfk) y el lanzamiento del Portegé de Toshiba (completamente blanco) o del portátil Ferrari de Acer son prueba de ello. Otra señal de esa sofisticación es que dos compañías rivales, Toshiba y Acer, han decidido recientemente estructurar sus equipos comerciales en función de sus clientes y sus necesidades (consumidores y profesionales), más que en el tipo de los productos que compran.

La tendencia a la movilidad es, evidentemente, un tercer factor. El crecimiento de las redes de banda ancha móvil como la 3G o inalámbricas como el wifi han impulsado el aumento del parque tecnológico móvil. Según explican los fabricantes, la venta de portátiles ha aumentado entre los consumidores (un 33,6%, según IDC), que están cambiado sus viejos PC de sobremesa por ordenadores portátiles. También crece entre las pyme y pequeños autónomos (un 23,8%), y, más sorprendentemente, ha aumentado también entre las grandes empresas y la Administración, donde el puesto de trabajo fijo parecía una tendencia difícil de cambiar. Las iniciativas de algunas administraciones locales (como la andaluza) de dotar a sus alumnos de portátiles explican, en parte, este aumento. Otro mercado que ha crecido este año, según coinciden los fabricantes, ha sido el de la sanidad.

"La estrategia de todos los grandes fabricantes será portátil", opina Iván González, gerente de análisis en Penteo. "El PC de sobremesa será un producto de nicho, sobre todo empresarial. A medida que sigan bajando los precios será una tendencia", resume, "como la del teléfono fijo y el móvil".

Lo cierto es que en los mercados más maduros (como Estados Unidos y Europa occidental), las ventas de los PC fijos están decreciendo: han caído un 7,3% este año, y lo harán un 6,2% el siguiente, según Gartner. Los portátiles, mientras, crecen a ritmos de dos dígitos. En el mercado español, el principal fabricante de este producto es Acer, con un 28% de cuota (según IDC). Le siguen HP, Toshiba, Dell y Fujitsu. Todos ellos han crecido por encima del 25%, y destaca los espectaculares crecimientos de Asus (337%) y Sony. Los principales fabricantes de PC de sobremesa (HP, Dell, Acer y Nec), sin embargo, no crecen más de un 20% (salvo Acer, que lo ha hecho en un 27%).

El impulso de la Administración

Las administraciones públicas han decidido impulsar diversas iniciativas para mejorar la implantación de la sociedad de la información. Esta semana se presentaba la última: el hogar conectado a internet (HCI), que pretende incrementar el grado de penetración de la tecnología en los hogares, utilizando como medio las empresas.La iniciativa, impulsada por Fundetec (una fundación en la que participa la Administración a través de Red.es y empresas como Telefónica, HP, Intel y Microsoft), cuenta con el apoyo del Ministerio de Economía y Hacienda, y del Ministerio de Industria.La idea es que las empresas faciliten a sus empleados la adquisición en condiciones ventajosas de un ordenador con conexión a internet. El instrumento legal es el texto refundido de la ley del impuesto sobre sociedades (TRLIS), donde determinados equipos entregados por las empresas a sus trabajadores se consideran gastos de formación profesional, y no renta en especie en el IRPF del empleado, por lo que quedan exentos de este impuesto (y, al tiempo, la empresa puede aplicarse una deducción de entre el 5% y el 10%). Además, se podrá aplicar la exención del IRPF a empresas que no están sujetas al impuesto sobre sociedades, lo que permite implementar este tipo de programas a administraciones, asociaciones o fundaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de febrero de 2007

Más información