EB y Aralar presentan su coalición como un "referente nítido" para el voto de izquierdas

Ambas formaciones sitúan como su objetivo preferente impulsar el "derecho a decidir"

Ezker Batua (EB), la que formación que encabeza Javier Madrazo, y Aralar, la escisión de Batasuna que dirige Patxi Zabaleta, sellaron ayer en San Sebastián la coalición que han cerrado para concurrir a las elecciones municipales y forales del próximo mes de mayo en Euskadi. Ambos presentaron la coalición como un proyecto de izquierda "decisiva" y "transformadora", que tendrá como objetivo prioritario buscar la paz y cuya apuesta por esta y por la normalización se basa en el reconocimiento del "derecho a decidir" de los vascos. Quieren actuar además como "elemento movilizador del voto de izquierdas", que, en su opnión, precisa en Euskadi de un "referente nítido".

Madrazo acudió al acto de presentación acompañado por los parlamentarios Kontxi Bilbao y Antton Karrera, mientras que Zabaleta lo hacía con su vicecoordinador general, Jon Abril, y la parlamentaria Aintzane Ezenarro. Dos delegaciones de alto nivel para hacer pública la primera coalición electoral de izquierdas que tiene como característica su pluralidad al proceder sus integrantes de dos culturas y tradiciones políticas: el federalismo de EB y el independentismo de Aralar.

Para Madrazo, el nuevo espíritu que representa la coalición, que tendrá por nombre EB-Aralar, va a trabajar por la unidad de la izquierda desde una práctica concreta y en defensa de "la paz, la normalización política y la justicia social". Una nueva fuerza, en definitiva, que no pretende sustituir a nadie, en alusión a la ilegalizada Batasuna y la izquierda abertzale, sino reforzar el "espacio de la izquierda pacifista y transformadora".

El dirigente de EB y socio del PNV y EA en el Gobierno vasco añadió que la coalición nace con una "vocación de futuro y permanencia", en clara referencia a su mantenimiento en futuros comicios tras los de mayo. Definió a la fuerza como una "coalición plural", al aglutinar a diferentes sensibilidades de la izquierda, y sostuvo que será "clave" a la hora de conformar los ayuntamientos y las diputaciones tras los comicios, a los que se plantea dar "un auténtico giro a la izquierda".

Zabaleta, quien encabeza en Navarra otra coalición electoral (Nafarroa Bai) de la que Aralar es su fuerza motor, anunció que delega en Jon Abril la dirección de la coalición vasca. Abril destacó la importancia que tiene para la nueva fuerza "la paz, un objetivo prioritario que obliga a sumar fuerzas".

El manifiesto de 13 folios que ayer difundieron como resultado de su pacto aclara que un proceso de paz debe basarse como condición indispensable "en el cese de toda expresión de violencia, incluida la kale borroka, la extorsión y las amenazas, y también en una voluntad de avanzar por la vía del diálogo y el respeto recíprocos".

El número dos de Aralar recalcó que la normalización política que defiende la coalicion parte del reconocimiento del "derecho a decidir", el punto de encuentro de las dos sensibilidades. El manifiesto repite en numerosas ocasiones esa idea y propone alcanzar la normalización política a partir de un "acuerdo integrador, que supere la situación actual, dando respuesta" a quienes reivindican el derecho a decidir, "su incorporación al ordenamiento jurídico-político y su ejercicio mediante consulta popular". Un acuerdo, en definitiva, donde "autonomistas, federalistas, independentistas..." tengan las "mismas posibilidades" no sólo de defender sus planteamientos políticos, "sino también de llevarlos a cabo, siempre desde posiciones democráticas".

Esa vía de la consulta a los ciudadanos se defiende no sólo sobre un acuerdo de normalización política, sino también para otras cuestiones que afectan a los ciudadanos, y se citan expresamente la Y ferroviaria, las incineradoras o las grandes infraestrcuturas.

La coalición se presentará en más de un centenar de municipios en los que vive cerca del 90% de la población vasca, además de las circunscripciones de las tres Juntas Generales.

Los responsables de ambos partidos se mostraron reacios a precisar los municipios donde se ha logrado ya un acuerdo, así como a adelantar los nombres de sus principales candidatos. Tampoco se pronunciaron sobre su permanencia en futuros comicios, especialmente los autonómicos, previstas para 2009. Aunque aclararon que no suponen una apuesta "coyuntural ni tacticista", puesto que se trata de "construir la izquierda vasca", precisaron que es importante ir "paso a paso" y "no quemar etapas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 15 de febrero de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50