Se alarga el juicio sobre la extorsión a Alejandro Sanz

Dos empleados del cantante, acusados de hacerle chantaje con un hijo extramatrimonial

El abogado defensor de dos ex empleados del cantante español Alejandro Sanz, acusados de extorsionar al artista, pidió el pasado fin de semana a un juez de Miami más tiempo para recabar y analizar las pruebas del caso. En una audiencia en un tribunal de Miami, repleta de periodistas, Lonnie Richardson, abogado de ambos acusados, presentó la solicitud a la magistrada Cristina Pereyra Shuminer, quien aprobó la petición pese a la renuencia de la Fiscalía.

Los acusados, Carlos González y su esposa Sylvia Helena Alzate, estuvieron presentes en la vista, pero se retiraron durante unos minutos cuando al entrar a la sala observaron un enjambre de periodistas. La pareja, que presuntamente pidió al cantante 500.000 dólares (384.000 euros) por su silencio sobre un hijo extramatrimonial, logró evadir el acoso de la prensa y su ausencia obligó a la juez a suspender por un momento la vista tras ordenar a Richardson traerlos de regreso a la sala para poder continuar con el proceso.

Tras finalizar la audiencia, el abogado informó: "Hemos reprogramado para abril. El 20 de abril es una fecha inicial de audiencia que podría incluso ser postergada". El juicio de los ex empleados de Alejandro Sanz estaba previsto para esa fecha y ahora se efectuará el próximo 30 de abril. "Estamos solicitando más pruebas. Hemos presentado una moción para obtener más pruebas del Estado. Ellos presentaron acusaciones de extorsión y robo y nosotros necesitamos recibirlas", declaró Richardson.

Para el defensor, las acusaciones de extorsión "son falsas" y, al ser consultado si sus clientes se declaran culpables, dijo: "Creo que son inocentes". Durante el breve encuentro con la prensa, el letrado también reveló que González y Alzate habían recibido una "muy, muy razonable oferta, pero no es razonable para mis clientes".

González, de 37 años y nacionalidad estadounidense, anunció que emitirá una declaración probablemente esta semana. Alzate, de 48 años y origen colombiano, reiteró que no podían declarar sobre el caso de extorsión y robo, y sólo dijo que ambos habían trabajado cinco años y medio para el cantante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de febrero de 2007.