Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Cuando el ministro era bajista pop

El nuevo titular de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, tocó durante años en el conjunto musical Los Cirros

A Mariano Fernández Bermejo se le conoce en su localidad natal, Arenas de San Pedro (Ávila), por ser el nuevo ministro de Justicia. Pero se le recuerda por haber sido un (buen) extremo derecho, nada chupón, en el Deportivo Arenas y, sobre todo, por haber formado parte del grupo de pop sesentero Los Cirros. La banda, con un estilo parecido a Los Brincos, gozó de cierto renombre en la región, editó dos discos y llegó a ser entrevistada por José María Íñigo en la televisión. Y aún conserva encendidos fans de 60 años:

-"Es que aquí antes había un picoteo de grupos y actuaciones que para qué", recuerda con una sonrisa algo triste Jorge Muñoz, el propietario de la tienda Discos Jorge. "A mediados de los 60 yo ya trabajaba en esto y con un magnetofón grabé sus primeras actuaciones".

Fernández Bermejo tocaba el bajo. "Y entonces, sólo el de los Pekenikes le podía igualar", exclama Francisco Hernández, el cantante. Tal vez no sea objetivo: "Es que soy amigo de Mariano desde la infancia, por eso precisamente formamos el grupo: porque todos éramos amigos y lo seguimos siendo".

Ya entonces Fernández Bermejo hacía gala de un carácter explosivo: "Después de un concierto en no recuerdo qué local de algún pueblo", recuerda Hernández, "el dueño no nos quería pagar lo acordado. Dijimos: 'Mariano, interviene', y Mariano intervino y el tipo nos pagó".

Sólo el batería siguió dedicándose a la música. El resto abandonó uno tras otro. "Mariano lo dejó cuando empezó las oposiciones a fiscal: todos éramos conscientes de nuestras limitaciones en la música", añade el cantante. Con todo, la nostalgia les empujó hace años para juntarse y grabar un CD recopilatorio que se vende, cómo no, en Discos Jorge, en el centro de Arenas de San Pedro.

El dueño de la tienda pone Deseo, uno de los temas, de ritmo meloso: "Tu boca quise besar/ más no lo pude lograr/ después te quise abrazar/ pero me contuve/ no sé cómo pude aguantar". El dueño dice después, con la misma sonrisa triste: "Con esta canción muchas parejas se pusieron de novios. Es que antes había aquí un picoteo...".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de febrero de 2007