Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asuntos Sociales rechaza las críticas de Rumí sobre la acogida de menores inmigrantes

En el País Vasco hay plazas disponibles para alojar a inmigrantes procedentes del África subsahariana que llegan a Canarias y, aunque se han ofrecido al Gobierno central, no se ha hecho "un sólo movimiento para cubrirlas", aseguró ayer en un comunicado el Departamento de Vivienda y Asuntos Sociales. De esta manera contestaba a las afirmaciones de la secretaria de Estado de Inmigración, Consuelo Rumí, que el miércoles acusó al País Vasco de insolidaridad con los menores de Canarias, unas declaraciones que realizó tras intervenir en una jornada sobre inmigración organizada por el PSE. El Ejecutivo lamentó que Rumí no se reuniera con las diputaciones en su estancia en Bilbao y se limitara a asistir a un foro del PSE.

"Ya en agosto de 2006 la secretaria de Estado de Inmigración tenía sobre su mesa la disposición de las instituciones vascas a acoger inmigrantes llegados a Canarias, siempre que fuera posible su inclusión en itinerarios que condujesen a su regularización y que garantizasen el respeto de sus derechos y a día de hoy no hay respuesta oficial", afirma el comunicado. La Dirección de Inmigración considera que "a la sociedad vasca no le preocupa el dinero que cuesta acoger a un extranjero menor, sino la práctica imposibilidad de regularizar su situación debido a una Ley de Extranjería retrógrada que el PSOE se niega a modificar".

Así mismo, considera "realmente preocupante" que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero condicione la cuantía de las subvenciones que destina a las comunidades autónomas en materia de inmigración a la acogida de menores llegados estos últimos meses a Canarias "o que esté negociando que sean acogidos en comunidades religiosas al margen de los gobiernos autonómicos y forales".

Falta de voluntad política

Para el departamento de Javier Madrazo, con las palabras de Rumí, el Gobierno central "ha evidenciado una absoluta falta de voluntad política para resolver los problemas derivados de la llegada de miles de inmigrantes a la Comunidad Canaria, entre ellos cientos de menores".

Por su parte, la Diputación de Vizcaya acusó a la secretaria de Inmigración de faltar al respeto y despreciar el esfuerzo que realiza para acoger a menores y explicó que en estos momentos "acoge a 270 menores extranjeros no acompañados, 128 más que hace un año", cuando llegaron a sus centros 470 menores. "Vizcaya está desbordada desde el año 2001 y nunca ha recibido ayuda alguna de la administración del Estado", añadió.

La Diputación de Guipúzcoa destacó "importante esfuerzo humano y económico" que está haciendo para acoger a menores extranjeros llegados a Canarias. En un comunicado señala que Rumí "conoce perfectamente o debería conocer" que la Guipúzcoa ha comprado un caserío Lezo para que residan ocho o diez jóvenes de los llegados a Canarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de febrero de 2007