Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenados a 13 años cinco miembros del 'comando Dixan'

El tribunal les absuelve de tenencia de explosivos y atentado

La Audiencia Nacional ha condenado a 13 años de prisión por integración en banda terrorista y falsificación de documentos a cinco de los islamistas detenidos en Cataluña el 25 de enero de 2003 por su presunta relación con Al Qaeda y conocido como el comando Dixan. Sin embargo, el tribunal les absuelve de conspiración para atentado terrorista y tenencia de explosivos. Con la captura de este grupo en Barcelona, el ex presidente del Gobierno José María Aznar justificó la entrada de España en la guerra de Irak.

En aquel momento se explicó que a los detenidos se les habían incautado sustancias explosivas que podrían ser utilizadas para un atentado en España. Sin embargo, el análisis de las sustancias determinó que se trataba de detergente, disolventes industriales, resinas y colas que habían utilizado para impermeabilizar una piscina.

Aunque el FBI dijo que esas sustancias podían ser utilizadas para fabricar napalm casero, los análisis periciales determinaron que la conversión de los materiales en ese producto requería "procesos complejos no accesibles a cualquiera y para los que se precisaba instalaciones de laboratorio y conocimientos de química". Al carecer de todo ello, el tribunal les absuelve de tenencia de explosivos y de conspiración para la realización de atentados.

Sin embargo, la Audiencia considera probado que Mohamed Tahraoui, Djamel Boudjelthia, Larbi Ben Ahmed Allag, Ali Kaouka, Souhil Kaouka y Mohamed Amine Benaboura, Zakarias, constituyeron una célula terrorista de inspiración salafista. El grupo, según la sentencia, tenía como objetivos "la difusión del ideario extremista islámico, el proselitismo y captación de seguidores entre la población musulmana en España, la creación de domicilios que sirviesen de refugio a los miembros combatientes perseguidos en otros países al tiempo que de escondite y depósito de material electrónico, informático, bacteriológico o químico, en su caso".

Preparados para la acción

Además, tenían que estar preparados para "la perpetración de atentados, el apoyo y ayuda a los compañeros presos, la compra y difusión de material de comunicaciones, facilitar a sus miembros, así como a otros miembros del radicalismo islámico de otros países que lo precisasen, como documentación falsa que facilitase su integración y ocultación entre la población musulmana y, finalmente, estar disponibles y preparados para pasar a la acción".

Así adquirieron dos emisoras de radio de largo alcance, destinadas a terroristas detenidos en Francia, ocultaron en sus domicilios a terroristas fugados de otros países y disponían de numerosa documentación falsa, así como de herramientas e instrumentos como un teléfono con dos perforaciones, similar a uno utilizado como temporizador en los atentados del 11-M.

Por ello, el tribunal ha condenado a los cinco citados a 10 años de prisión por integración en grupo terrorista y a tres años más por falsificación de documentos. Por otro lado, ha absuelto al sexto acusado, Mohamed Nebbar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de febrero de 2007