Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seat prepara una nueva berlina para recuperar la producción

La empresa espera el visto bueno oficial de Volkswagen en marzo

Seat ha iniciado los preparativos para fabricar un nuevo vehículo -una berlina- que permita a la planta de Martorell recuperar la producción y las ventas. Ya lo tiene diseñado, sólo falta el visto bueno oficial de Volkswagen (VW), que espera que llegue en marzo. El nuevo presidente de Seat, Erich Schmitt, se muestra confiado ante la plantilla en "poder comunicar noticias muy positivas en un breve plazo de tiempo".

Los sindicatos venían reclamando desde el ajuste laboral de hace 13 meses, que supuso la baja de mil trabajadores (más de 600 a través de despidos), la adjudicación de un nuevo modelo para aumentar la carga de trabajo en Martorell. Se habló de un utilitario pequeño -un nuevo Arosa-, de una furgoneta, e incluso de un 4x4. Pero todo está dispuesto para la nueva berlina, sustituto del Toledo anterior, que sea capaz de competir con el Octavia de Skoda y el Passat de VW.

Un portavoz oficial de Seat manifestó ayer que la compañía "está buscando posibilidades de nuevos modelos". Pero el propio Schmitt va más allá y ha manifestado en un comunicado interno, tras el acuerdo para paralizar la producción una semana en marzo, que "estamos trabajando muy intensamente con VW en el futuro de Seat y confío en poder comunicar noticias muy positivas para nosotros en un breve plazo de tiempo".

El nuevo modelo ya está diseñado. Cuenta con la plataforma del Audi A4 anterior al actual, pero con la apariencia deportiva de la nueva gama Seat. Fuentes cercanas a la empresa apuntan la posibilidad de que la berlina se ensamble con la maquinaria que se usó para el viejo A4. Aguarda en Ingolstadt (cerca de Múnich), donde la marca de los cuatro aros produce también el exitoso A3.

Seat espera la luz verde de Volkswagen en marzo, una vez que el nuevo presidente del consorcio, Martin Winterkorn, desvele la estructura del grupo y el reparto de las producciones entre las distintas fábricas. VW presentará sus resultados anuales el próximo 9 de marzo.

En la decisión final del consorcio pesará mucho la capacidad de Seat para apretarse el cinturón. El paro de una semana para reducir existencias es un primer paso: además de ajustar la producción a las ventas, supone un recorte de las cargas financieras. Pero las mismas fuentes no descartan un recorte de personal en el futuro, esta vez sin medidas traumáticas, con prejubilaciones.

La fabricación de la nueva berlina podría iniciarse en 2008, fecha prevista también para el lanzamiento del nuevo Ibiza. Seat baraja unos volúmenes de producción de entre 50.000 y 60.000 unidades, lo que permitiría recuperar la actividad en Martorell, de donde este año saldrán 409.000 unidades, muy por debajo de las 448.600 comprometidas. Para que la planta catalana sea rentable necesita una producción mínima de medio millón de unidades, coinciden empresa y sindicatos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de febrero de 2007