Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos activistas contra la OTAN detenidos denuncian a la policía por lesiones

Un centenar de personas protesta contra el arresto por considerarlo "ilegal"

La reunión de la OTAN el 8 y 9 de febrero en Sevilla ha movilizado tanto a los cuerpos de seguridad como a las asociaciones pacifistas. La noche del domingo, horas después de la primera manifestación contracumbre a la que acudieron 5.000 personas, dos activistas fueron detenidos por "atentado y agresión" a unos agentes, según la policía. Más de cien activistas del Foro Social exigieron ayer frente a la comisaría en la que estaban los detenidos su libertad y protestaron contra la "brutalidad" policial. Tras su liberación, los detenidos presentaron una denuncia contra la policía por agresiones.

Los hechos ocurrieron la madrugada del domingo al lunes, unas horas después de que acabase la manifestación que se celebró en Sevilla contra la cumbre de la OTAN. Eduardo Montero y Emma Valiente, abogada del Sindicato de Obreros del Campo (SOC), paseaban con unos amigos por la calle Calatrava, en el centro de la capital hispalense, cuando se pararon, según su versión, a observar cómo la policía cacheaba a otros jóvenes. "Enseguida comenzaron a ponerse chulos y a preguntar qué estábamos mirando", cuenta Jaime Hernando, que acompañaba a los detenidos.

Tanto Valiente como Hernando aseguran que entregaron a los agentes la documentación requerida y que al pedir que se la devolviesen, tras un "tiempo excesivo", fue cuando los agentes comenzaron a agredirles. "Tengo policontusiones de los golpes que me dieron en la comisaría durante la detención y cuando me tiraron al suelo para esposarme", dice Valiente y asegura que su compañero está peor. "Le han pegado más que a mí, tiene la cara llena de golpes y un ojo hinchado".

Versión diferente

La versión de la policía es muy diferente. Fuentes policiales citadas por Efe señalaron que el incidente se produjo mientras los agentes realizaban un "control rutinario". Posteriormente, la policía, en un comunicado enviado a Europa Press, aseguró que los agentes circulaban en un coche patrulla cuando observaron que la chica "quemaba una sustancia, probablemente droga". Según la versión policial, la mujer se negó a identificarse, lo que fue el origen de la trifulca.

Los dos activistas fueron trasladados a la comisaría de Blas Infante, donde pasaron toda la noche. Al mediodía, un centenar de miembros del Foro Social de Sevilla -que aglutina 50 asociaciones anti-OTAN- se concentró en las puertas de la comisaría para exigir la libertad de los detenidos. La convocatoria se celebró de forma pacífica, sin gritos y con pancartas con alusiones al fin de la "represión policial".

Valiente fue puesta en libertad poco antes de las 12.00 y, de inmediato, acudió al Juzgado de Guardia para presentar una denuncia contra los agentes. Montero tuvo que esperar hasta las 17.00. Posteriormente, formalizó también una denuncia en los juzgados por lesiones contra la policía.

Jesús Lara, portavoz del Foro Social, insinuó que Montero había sido retenido más tiempo porque tenía la cara "marcada" por los golpes. Lara criticó el "excesivo despliegue policial" con motivo de la reunión de la OTAN y acusó a la policía de "poner en peligro el buen clima y el pacifismo demostrado en la manifestación" del día domingo.

La portavoz parlamentaria de IU, Concha Caballero, denunció que la detención de los activistas es "ilegal" y pidió explicaciones al delegado de Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de febrero de 2007