Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ExxonMobil gana 30.361 millones, la cifra más alta en Wall Street

La petrolera estadounidense ExxonMobil, la más potente del mundo, volvió a cerrar el ejercicio 2006 con los beneficios más altos registrados por una compañía en Wall Street. Y quizá lo más relevante sea que la fuerte bajada del precio del petróleo y del gas natural en la recta final del año no impidieron que la compañía tuviera unas ganancias récord de 39.500 millones de dólares (30.361 millones de euros), un 9,3% más que en 2005.

Exxon tuvo unos ingresos el año pasado de 377.640 millones de dólares, un 1,9% más que en el ejercicio precedente. Sin embargo, al observar el negocio generado por la producción de petróleo y de gas natural se observa una caída de las ganancias del 12%, por un descenso de la demanda en Europa y Estados Unidos. También se constata una caída del 18% relacionada con las actividades de transformación del crudo en productos derivados como la gasolina.

La división petroquímica registró un aumento de las ganancias del 49%, lo que junto a una serie de devoluciones fiscales permitió compensar el pobre rendimiento del negocio petrolero de la compañía tejana en 2006. Aun así, la petrolera estadounidense es una verdadera máquina de generar efectivo, y esto explica que el año pasado distribuyera entre los accionistas 32.600 millones, un 41% más que en 2005.

Es el segundo año consecutivo que ExxonMobil registra los mayores beneficios del universo corporativo. Y esto lo consigue a pesar de que las ganancias netas de la compañía cayeran un 4,3% en el cuarto trimestre, hasta los 10.250 millones, el primer descenso en tres años, debido al abaratamiento en el precio del gas natural y las gasolinas.

Caída de ingresos

La caída en los ingresos fue aún mayor, del 9,4%, hasta los 90.030 millones, según los resultados presentados ayer antes de la apertura de Wall Street. ConocoPhillips también vio caer su beneficio trimestral un 13%, la primera caída en cuatro años, y Valero, un 17% en el mismo cuarto.

No fue el caso de la anglo-holandesa Shell, la mayor petrolera europea, que incrementó su beneficio en el cuatro trimestre en un 21%, hasta los 5.280 millones de dólares, mientras que los ingresos permanecieron estables en los 75.500 millones. Y al igual que ExxonMobil, cerró el año con unas ganancias de 25.440 millones, un 1% más.

Hoy está previsto que presente sus números la californiana ChevronTexaco, que se espera siga una tendencia similar a la de sus rivales en Estados Unidos. El panorama para 2007, entre tanto, se presenta diferente. La Agencia Internacional de la Energía espera una caída de la demanda equivalente a 200.000 barriles, ante la previsión de una desaceleración del crecimiento económico mundial. Aun así, los analistas dicen que el potencial de producción está ahí y que las compañías petroleras sabrán gestionar las nuevas tendencias del mercado, aun con una caída en el precio del crudo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de febrero de 2007