Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LOS NUEVOS PROGRAMAS DE MICROSOFT

Casi todos somos Windows

El sistema operativo de Microsoft está en el 96% de escritorios domésticos, pero el código abierto le supera en el mercado de las empresas

No hay color en el país de los sistemas operativos para el usuario final. Windows se confirma año tras año como la gallina de los huevos de oro, ejerciendo su monopolio sobre el 96% de escritorios. Sólo Mac OS X y Linux le plantan cara con una presencia mínima. Las empresas son otro mundo, donde reinan el arco iris y el código abierto.

El reciente acuerdo entre las empresas Novell y Microsoft muestra lo serio del avance de Linux. Novell desarrolla la distribución SuSE, una de las más importantes del universo Linux, y este pacto de no agresión significa, según los analistas, que la compañía de Bill Gates empieza a sentirse agredida.

Linux es una amenaza inmediata en el mercado de los "servidores corporativos": sistemas operativos, con más potencia y funciones que los destinados al usuario final, que pueden funcionar como estafetas de correo, tiendas para el comercio electrónico u otras aplicaciones útiles en la empresa.

De momento, Windows copa las ventas de servidores corporativos. En 2006 recibió el 37% de inversión en este mercado, según la consultora IDC, y desbancó a los sistemas Unix, liderados por Solaris, que representan el 31%. Detrás, avanza Linux como un cohete, con el 12% del pastel y un espectacular crecimiento, con picos de más del 50%.

La enciclopedia Wikipedia advierte de que los datos de inversión referidos a Linux no reflejan la realidad de su implantación, porque no sigue las leyes cuantificables del mercado: "Podrían ser muchos más, ya que la mayoría de distribuciones son gratuitas y se pueden redistribuir libremente".

Teniendo en cuenta que los actuales servidores Unix son código abierto, la suma de Unix y Linux da el liderazgo a este tipo de software. Otro programa libre, Apache, encabeza el también importante campo de los servidores que gestionan sitios web, con el 60% de implantación según Netcraft.

La consultora IDC advertía en verano: "El código abierto es la tendencia más significativa, integral y a largo plazo que la industria del software ha visto desde principios de los ochenta. En los próximos diez años, cambiará la industria, jugará un importante papel en el ciclo de vida de los programas y modificará las bases del software para usuarios".

Pero, a diferencia de las empresas, hoy en día la gente prefiere Windows. Con el tiempo, Microsoft ha ampliado su negocio a los aparatos móviles, bases de datos o la consola Xbox, pero Windows sigue siendo la joya de la corona de la compañía: representa el 30% de los beneficios de la empresa de Bill Gates.

El primer Windows, la versión 1.0, apareció a finales de 1985, pero no cuajó hasta 1990, con Windows 3.0. Cinco años después, Windows 95 sentenciaba la partida y hoy Microsoft sigue imbatible con Windows XP, presente en el 73% de escritorios, según la consultora Gartner.

A la espera de Leopard

A gran distancia le siguen Mac OS X, de Apple, con el 2,5% de implantación, y Linux, con el 0,36%, dos formas distintas de usar el código abierto, pues la base del sistema de Apple también es Unix. En primavera saldrá la nueva versión de Mac OS X, apodada Leopard.

Mac OS X tiene más de 20 millones de usuarios. Apareció en el año 2000, como segunda generación del sistema operativo Macintosh, que corría en los ordenadores Apple desde 1984. A diferencia de sus competidores, la empresa ha mantenido siempre la unión entre la máquina y el sistema operativo hecho a medida, algo que explica su menor implantación.

Linux, como Windows y Macintosh, se gestó en el mágico año 1983, cuando Richard Stallman fundó el Proyecto GNU, cuya intención era crear un sistema operativo enteramente libre. Voluntarios de todo el mundo se unieron a la epopeya y desarrollaron los programas necesarios.

Pero no habían terminado el núcleo, la parte principal, cuando en 1991 un estudiante finlandés, Linus Torvalds, aportó el suyo: Linux. La combinación de éste con las herramientas GNU dio lugar al conocido sistema operativo libre.

A pesar de las desavenencias filosóficas, Linux o GNU/Linux, según lo nombre Torvalds o Stallman, marcó el inicio de un Big Bang cuya onda expansiva empieza ahora a manifestarse. El secreto del éxito, afirma la Wikipedia, es "su seguridad, fiabilidad, bajo coste y el hecho de no tener que depender del vendedor".

Más Linux

Álvaro López Ortega, desarrollador de GNU, explica: "Globalmente, hay alrededor de un 3% de escritorios Linux y un 29% de servidores. En las empresas, la distribución Red Hat domina completamente. En los usuarios, la distribución Ubuntu está siendo el claro ganador".

Una distribución es una forma de empaquetar Linux. Todas las distribuciones comparten la misma base (núcleo, bibliotecas y algunas herramientas) y se diferencian en los programas que incluyen.

Las más populares son Debian, Fedora, Gentoo o Mandriva, pero hay decenas, gratuitas y de pago, algunas creadas por voluntarios y otras, por compañías como Novell o Red Hat. Éstas ganan dinero vendiendo sistemas pensados para las empresas y su mantenimiento.

La guerra de los sistemas operativos tiene en el usuario final el frente más difícil para Linux, la única alternativa madura a Windows en los PC: los escritorios KDE y Gnome han roto la leyenda negra de su difícil manejo. Hoy Linux es estéticamente igual que Mac OS X o Windows y distribuciones como Ubuntu casi se instalan solas.

Sabedora de que estas mejoras preparan el asalto definitivo de Linux en las empresas, Microsoft ha probado múltiples formas de dinamitar el frente libre.

El último movimiento de Microsoft ha sido unirse al enemigo y pactar con Novell, para que los programas de Windows y Linux sean compatibles. El acuerdo contempla que al comprar Windows se ofrecerá también SuSE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de febrero de 2007